24
Mié, Abr

SUCESOS

Un incendio ha sido sofocado por funcionarios penitenciarios en la tarde de este jueves en el módulo de Aislamiento de la cárcel de Huelva, provocado por un interno con "graves problemas psiquiátricos", el cual utilizó sus prendas para provocar el fuego.

Según ha destacado el sindicato Acaip en un comunicado, la actuación de los funcionarios del área de vigilancia, "poniendo en riesgo su propia integridad física", ha hecho posible que se salvara la vida de al menos cinco internos peligrosos de la prisión de Huelva, incluido el propio preso que originó el incendio. Los empleados desalojaron en un "tiempo récord" el ala de módulo aislamiento donde se produjo el suceso, ha detallado.

Tanto el interno que ha provocado el incendio como los funcionarios que lo han sofocado han sido atendidos en primera instancia por los servicios médicos del centro. El interno, posteriormente, ha tenido que ser trasladado de urgencia al hospital de referencia para ser atendido por la inhalación de humo.

Este el tercer incendio que se produce en el espacio de tres meses en el módulo de aislamiento, por lo que desde Acaip han alertado de que "este tipo de situaciones se está convirtiendo en algo demasiado habitual en las prisiones españolas".

"Los funcionarios de prisiones tenemos una escasa formación para extinción de incendios, de hecho, la prisión de Huelva no fue elegida para la realización de un curso de extinción de incendios el pasado año", han explicado.

A su juicio, no obstante, la habitualidad hace pensar "que ni siquiera la subsanación de esta carencia formativa sería la solución". Porque "la realidad es que los funcionarios de prisiones no somos bomberos, y nos estamos enfrentando a situaciones en las que, literalmente, nos estamos jugando la vida", han remarcado desde Acaip.

Por ello, la Administración penitenciaria "debe aportar soluciones más eficaces, por un lado que hagan reducir este tipo de incidentes y por otro que no exponga de esta manera la vida de trabajadores", han insistido miembros del sindicato.

Por otra parte, el incremento de personas que ingresan en prisión con graves problemas psiquiátricos "va en aumento". Prácticamente "el 30 por ciento de la población reclusa tiene problemas mentales". "Tal es el caso que ingresan en centros penitenciarios, personas que han sido condenadas con medidas de seguridad no privativas de libertad porque no existe sitio donde internarlas", han lamentado.

Ante este panorama, la Administración penitenciaria, en su opinión, "no reduce el déficit de facultativos en todos los centros penitenciarios", y en concreto, en el centro penitenciario de Huelva donde "después de estos tres meses siguen sin realizarse consultas" por la falta de los mismos.

Por todo ello, Acaip ha subrayado que "no se puede hacer un seguimiento adecuado del estado sanitario de la población reclusa, ni mucho menos de internos con estas graves patologías". Esta situación es clave, según el sindicato ya que "al menos reduciría el riesgo de que se produjera este tipo de situaciones".