12
Mar, Dic


                 

SIERRA

Para ello, una asociación de jóvenes catequistas portugeses junto a un empresario rosaleño han puesto en marcha una campaña de recogida de enseres para los centenares de afectados por las llamas. Se trata de una ayuda urgente que necesitan los vecinos de las 27 aldeas afectadas por las llamas que lo han perdido todo y que, además, han sufrido heridas y quemaduras durante el incendio. Por ello, se está recogiendo ropa, medicamentos, vendas y productos de higiene personal principalmente.

Tras cinco días en llamas, los bomberos han dado por extinguido el incendio originado en el concejo de Pedrógão Grande y que ha dejado a su paso 64 muertos, 204 heridos, más de cuarenta mil hectáreas calcinadas y veintisiete aldeas afectadas. Las cifras lo sitúan como el peor incendio de la historia sufrido en Portugal. Ante tal panorama, un grupo de jóvenes catequistas de Vilanova de San Benito junto a un empresario de Rosal de la Frontera, han puesto en marcha una recogida de enseres para ayudar a los afectados.

José Damián González ha podido hablar con algunas de las familias afectadas por las llamas y asegura que su testimonio es devastador. Éste indica que hay casos en los que todos los miembros de la unidad familiar han fallecido a causa de las llamas o que hay aldeas que han quedado totalmente desaparecidas.

Tras establecer este punto de recogida de ayuda para Portugal, rápidamente numerosos vecinos, no solo de Rosal de la Frontera sino también de localidades vecinas, acudieron para ofrecer bolsas llenas de ropa y calzado principalmente.

Por su parte, desde el grupo joven de catequistas de Vilanova de San Benito han querido pedir la colaboración ciudadana para intentar ayudar a todos los afectados, los cuales, dicen, están viviendo una situación devastadora.

Las primeras bolsas de ayuda serán enviadas el próximo sábado a Pedrógão Grande, pero se seguirán recogiendo hasta finales de la semana que viene. Estos voluntarios insisten en la necesidad de recopilar vendas, productos desinfectantes, medicamentos, pomadas para las quemaduras y productos de higiene personal principalmente para ayudar a los heridos en este voraz incendio.