15
Sáb, Dic

EN EL PUNTO DE MIRA
Typography

La Asociación de Productores y Exportadores de la Fresa de Huelva, Freshuelva, ha informado de que el sector ha culminado la campaña 2017-2018 con una producción total de fresa de 280.300 toneladas (t), lo que supone un descenso del ocho por ciento respecto a la campaña pasada, aún cuando las hectáreas plantadas aumentaron en un nueve por ciento.

La facturación, por su parte, ha ascendido a los 437,26 millones de euros, lo que también supone un descenso de casi el cuatro por ciento respecto a lo facturado en la campaña anterior. No obstante, la campaña de la fresa finaliza con un precio medio superior al de la pasada, un cuatro por ciento más, según los datos estadísticos aportados por las empresas asociadas.

De este modo, según ha informado Freshuelva en una nota de prensa, la suma del volumen recolectado en el primer trimestre del año fue del orden de un 20 por ciento menor que en el mismo periodo de la campaña anterior, ello debido a las bajas temperaturas del mes de enero y principios de febrero y a las lluvias registradas desde final de febrero y durante el mes de marzo.

En este punto, abril registró un comportamiento similar al de la campaña pasada en cuanto a climatología, aunque con un volumen de exportación mayor. En mayo, sin embargo, las ventas decrecieron notablemente a partir de la mitad del mes debido a un repunte de las temperaturas máximas, así como a la competencia de otros países productores en los mercados europeos tales como Francia, Italia, Reino Unido, Alemania o Bélgica. Por ello, entrado el mes de junio, estas circunstancias llevaron a la finalización de la campaña.

Así las cosas, todas estas circunstancias han hecho que los números sean inferiores a la pasada campaña. Concretamente, el volumen de facturación ha descendido casi un cuatro por ciento, aun cuando la superficie plantada se incrementó un nueve por ciento.

En resumen, la campaña 2018 ha tenido una primera parte con problemas meteorológicos con incidencias en el volumen exportado y una segunda donde el comportamiento de producción y demanda ha sido más coordinado y positivo.

RESTO DE FRUTOS ROJOS

La producción de frambuesas ha sido de 19.170 t, registrándose un aumento del dos por ciento respecto a la campaña anterior. El precio de este berry, cambiando la tendencia del año anterior, aumentó una media del cuatro por ciento, lo que también se ha traducido en un incremento de la facturación del 3,85 por ciento, ascendiendo a un total de 130.495.000 euros. En este caso hay que tener en cuenta que la superficie plantada de frambuesa aumentó en un 14,45 por ciento hasta alcanzar las 2.212 has.

La evolución de la exportación de la frambuesa (prácticamente el 95 por ciento de su producción) ha sido muy regular durante los primeros meses y muy similar a la campaña pasada. Sin embargo, durante el mes de mayo y principios de junio, debido a la aparición de las producciones locales de otros países de destino de la frambuesa y el incremento de los volúmenes derivado de las altas temperaturas de finales del mes de mayo, se produjo una acumulación de producto y una gran competencia en los mercados, lo cual conllevó una importante bajada de precios en la parte final de la campaña.

La recolección de la mora, por su parte, comenzó a finales de febrero con pequeñas cantidades, incrementándose algo en marzo, si bien los meses de mayor volumen fueron abril, mayo y primeros de junio. En total, la producción ha sido un tres por ciento superior a la del año anterior, con un total de unas 1.800 Tm, aunque el precio descendió en un cinco por ciento.

Por último, el arándano ha estado marcado por un incremento de superficie cultivada en esta campaña, el 12 por ciento concretamente, lo que ha provocado que los volúmenes comercializados se hayan incrementado en un 15 por ciento prácticamente, llegando a las 38.800 Tm a finales del mes de junio. No obstante, se ha registrado un ascenso en la facturación del cuatro por ciento, si bien el precio medio descendió un tres por ciento. La recolección se concentró en los meses de abril y mayo, coincidiendo con los periodos de calor.