18
Dom, Nov

EN EL PUNTO DE MIRA
Typography

Los conflictos internos y la ausencia del partido en una cuarta parte de los municipios onubenses ponen en peligro el deseo del líder los de populares de obtener representación en toda la provincia en las próximas municipales.

El presidente del PP en Huelva, Manuel Andrés González, no ha dudado en mostrarse convencido de que su formación obtendrá representación en el 100% de los municipios onubenses en las próximas elecciones, un deseo que choca con la realidad del mapa electoral de 2015 y con una legislatura en la que el líder de los populares ha destacado por los enfrentamientos directos con algunas agrupaciones locales.

Lo hizo con motivo de la reunión del Comité de Dirección del PP de Huelva, en el que González señaló: “Estamos convencidos de que tendremos representación en el 100% de los pueblos de la provincia de Huelva porque el PP es un partido con soluciones para todos los territorios y todos los ciudadanos, vivan donde vivan”. Sin embargo, lo cierto es que bajo su mandato los populares se quedaron sin representación tras las municipales de 2015 en 22 de los 79 municipios de la provincia, lo que significa que el PP no obtuvo ningún concejal en el 27,8% de los ayuntamientos.

Cabezas Rubias, Cala, Cañaveral de León, Castaño del Robledo, Corteconcepción, Cumbres de San Bartolomé, El Almendro, El Campillo, Fuenteheridos, Galaroza, La Granada de Riotinto, Higuera de la Sierra, Hinojales, Hinojos, Jabugo, Linares de la Sierra, Los Marines, Puebla de Guzmán, Puerto Moral, Santa Ana la Real y Valdelarco son los municipios en los que el PP no tiene representación en esta legislatura. La mayoría de estos municipios están situados en la Sierra, zona en la que históricamente el PP ha tenido serias dificultades no solo para obtener buenos resultados electorales, sino incluso para presentar listas electorales, lo que le ha llevado a optar en varias ocasiones por lo que se conoce como listas cuneras, en las que se diseñan candidaturas con personas que no son de la localidad y que solo tienen el objetivo de rellenar la lista en sí.

Pero a ello hay que añadir otra circunstancia: en 15 de los municipios en los que el PP tiene representación, ésta se reduce a un único concejal, lo que dibuja un escenario electoral de difícil pronóstico para los intereses del partido que dirige Manuel Andrés González.

El mapa electoral salido de las últimas municipales es uno de los elementos que juega en contra del deseo del líder de los populares onubenses. El otro es la gestión que el propio Manuel Andrés González ha hecho del partido en los últimos años con enfrentamientos públicos y directos en el seno del mismo. Los más sonados han sido Almonte y la capital, joya de la corona del PP durante varias legislaturas.

En Almonte la guerra provocó la dimisión en bloque de todos sus concejales, excepto uno. El que fuera alcalde de la localidad, José Antonio Domínguez, mantuvo un arduo enfrentamiento con la dirección del partido y acusó abiertamente a Manuel Andrés González de provocar la guerra interna. El ex primer edil causó baja como concejal y como integrante del PP.

En la capital los desencuentros y las desavenencias también han sido continuas, hasta el punto de que la portavoz del PP en el Ayuntamiento, Pilar Miranda, ha mostrado su deseo de no tener que enterarse por la prensa de quién será el candidato del partido de cara a las próximas municipales, una cuestión que la dirección calla amparándose en los calendarios establecidos en el Partido Popular para anunciar las candidaturas.

De hecho, la presentación de las listas será en las próximas fechas una prueba de fuego para comprobar el nivel de cohesión de la formación popular en la provincia de Huelva. La aparición o no de listas cuneras o de voces críticas reflejarán el resultado del trabajo interno realizado por la dirección del PP que finalmente obtendrá la nota final de curso cuando los ciudadanos depositen su voto en las municipales de 2019.