19
Dom, May

ELECCIONES
Typography

Los inmigrantes suponen uno de los colectivos que más preocupa a Cruz Roja Española. En algunas localidades de la provincia de Huelva las cifras hablan por sí solas. En el municipio de Lepe, por ejemplo, existen 1.235 personas procedentes de otros países.

Cruz Roja Española se encarga de entregarles alimentos y ofrecerles asesoramiento jurídico. El principal problema que presentan los inmigrantes es la falta de recursos. En muchos casos, los ingresos que obtienen no son suficientes para costearse la vida y la ONG mencionada les ayuda entregándoles alimentos. Otra dificultad con la que se encuentran los inmigrantes que vienen a la provincia según Francisco Correa, técnico local de Cruz Roja en San Bartolomé de la Torre, es el tema de la documentación: “les ayudamos con el papeleo para que puedan obtener la nacionalidad española”, explica. El idioma es la gran barrera que se encuentran estas personas ya no tanto a la hora de comunicarse con la gente de su entorno - que también – sino cuando llega el momento de enfrentarse a los trámites burocráticos necesarios para regularizar su situación.

Otro terreno en el que el idioma se presenta para los extranjeros como un obstáculo es el ámbito escolar. En el marco del proyecto “Promoción del éxito escolar” que Cruz Roja desarrolla en San Bartolomé de la torre a los niños para apoyarles en sus estudios, se encuentran pequeños inmigrantes que necesitan esta ayuda para poder alcanzar el nivel del resto de sus compañeros de colegio. Los profesores que imparten estas clases de apoyo se encargan de ayudarles con el idioma y de acercarles a nuestra cultura y también a nuestra lengua para que comprendan mejor la nueva realidad que les rodea.

El técnico local de Cruz Roja en San Bartolomé de la Torre describe para este periódico una escena que refleja la necesidad que tienen los inmigrantes de entender nuestra cultura: “hace poco un grupo de extranjeros nos pidió que les explicásemos en qué consistía nuestra Semana Santa porque no la entendían”. A la localidad bartolina llegan inmigrantes de todos los perfiles y de todas las nacionalidades según explica Francisco Correa, por “la diversidad de trabajo agrícola que se oferta en este territorio. Trabajamos mayoritariamente con marroquís, polacos y rumanos”. Distintas culturas que conviven en armonía y encuentran lo que necesitan gracias a la labor de las ONG como es el caso de los proyectos que Cruz Roja desarrolla en San Bartolomé de la Torre.