18
Mié, Oct


   

salud

Con la llegada del calor, a muchos les entran entonces las prisas por ponerse morenos y se dan baños de sol brutales y «a pelo» pensando que aceleran el proceso. Nada más lejos de la realidad. Lo único que consiguen es dañar su piel con una estupenda quemadura y acumular papeletas para un futuro cáncer de piel.

Ponerse moreno protegiéndose del daño del sol es posible, para eso existen las cremas solares y otras pautas que nos ayudarán a conseguir un color bonito sin poner en peligro nuestra salud.

Tomar el sol

¿A qué hora debemos tomar el sol y a qué hora no? La luz solar produce rayos infrarrojos (calor), luz visible (colores), ultravioletas (UVA, UVB) que producen el bronceado y los cambios celulares que predisponen al cáncer. Esta radiación es mayor entre las 10 de la mañana y las 4 de la tarde. A estas horas el nivel de radiaciones UV es mayor, más agresivo y cancerígeno.

Cómo tomar el sol

El bronceado es un mecanismo de defensa de la piel, ya que ejerce un efecto de filtro de rayos UV. La exposición al sol en pieles normales se debe realizar aumentando 10 minutos de exposición cada día, desde el primero que no debe exceder los 15 minutos, evitando las horas del mediodía. A los 10 días la piel estará preparada para soportar el sol sin problemas.

Qué son los protectores solares

¿Siempre debemos usar protectores solares? ¿De qué factor de protección? ¿cada cuánto tiempo nos los aplicamos?

Los factores de protección solar únicamente ofrecen un incremento en el tiempo de tolerancia a los rayos solares (especialmente por rayos UVB), pero no anulan, en general, los efectos del sol en su totalidad.

Los factores de protección deben aplicarse 20-30 minutos antes de iniciarse la exposición al sol, siendo eliminados por el sudor y el agua. Por ello se deben de aplicar frecuentemente y sobre todo después del baño.

Los índices de protección son el factor por el que se debe multiplicar para saber cuanto tiempo nos protege, ejemplo: Un factor de protección 20 permite exponerse al sol 20 minutos como si fuera solo 1 minuto. El filtro 50 permite 50 minutos como si fuera 1.

Los niños pequeños y el sol

¿Desde qué edad pueden tomar el sol los niños? ¿Cómo deben tomarlo? ¿Es un crimen llevar a un bebé a la playa?

Los recién nacidos y los niños menores de dos años no deben exponerse directamente a la luz del sol ni a la intensidad de los rayos UVA durante el día. Como regla general, se recomienda permanecer en la sombra cuando la luz del sol es muy fuerte, pero incluso así, es necesario tener cuidado.

Los mayores de esta edad deben de exponerse al sol, ya que es un productor de vitamina D, pero no deben exponerse a un broceado intenso y sobre todo a quemaduras, deja la piel muy predispuesta a cáncer en el adulto, su piel es mucho más frágil a modificaciones por la radiación solar. Siempre con filtros solares.

12 Recomendaciones para protegerse del sol

1.- Evitar el sol de mediodía. Desde las 12 de la mañana a las 3 de la tarde son horas que debe evitarse la exposición solar.

2.- Elegir el factor de protección solar adecuado.Elegir un factor de protección que sea adecuado y se adapte al tipo de piel y a la intensidad de los rayos UVA.

3.- Calcular el tiempo de la exposición al sol. Para averiguar durante cuánto tiempo protegerá la crema solar, se debe multiplicar el tiempo de protección natural de la piel por el factor del protector solar.

4.- Usar suficiente protector solar. Es importante echarse crema regularmente porque el protector solar se elimina con el sudoro al bañarse.

5.- Protegerse con antelación. Después de aplicar el protector solar, se debe esperar entre 20 y 30 minutos antes de tomar el sol.

6.- Sécate bien después de cada baño. El efecto lupa de las gotas de agua favorece las quemaduras solares y disminuye la eficacia de los protectores solares.

7.- No solo hay que protegerse en la playa o la piscina, también puedes quemarte practicando actividades al aire libre. Aplícate la crema protectora cuando vayas en bici, a la montaña, pasees, hagas deporte o estés en el jardín.

8.-La ropa también protege.La ropa también puede proteger la piel: los pantalones largos y las camisas ofrecen una protección eficaz contra los componentes de la luz solar. Además, se debe usar un sombrero o una gorra.

9.- No olvidar las gafas de sol.Los ojos también necesitan una protección adecuada contra la radiación solar. Por lo tanto, es muy importante usar gafas de sol homologadas.

10.- Cuidados tras la exposición al sol.Si ya se ha producido la quemadura, se debe evitar cualquier tipo de contacto con la luz solar hasta que la quemadura haya sanado completamente. Además, se pueden tener en cuenta las siguientes recomendaciones:

-Aplicar geles calmantes en las zonas afectadas varias veces al día.

-Si el dolor es intenso se pueden tomar analgésicos como ibuprofeno o paracetamol.

-Es recomendable beber líquidos en abundancia. Sobre todo, agua y zumos mezclados con agua mineral.

-Aplicar cremas hidratantes especiales que ayuden a la cicatrización de las áreas afectadas de la piel.

11.- Ingerir abundante líquido.  Para compensar la pérdida que se produce en la exposición solar.

12.- En caso de detectar alguna peca o lunar que pique, crezca, sangre o cambie de color,acude a la consulta de tu dermatólogo para que evalúe la lesión. En el cáncer de piel, el diagnóstico precoz es de vital importancia ya que se puede curar hasta el 95% de los casos.

Dr Francisco Martin Florido

Director Médico Grupo Medicentro