16
Dom, Jun

OPINION

Llevamos más de seis semanas de incertidumbre, con un toro que estaba ahí, pero que nadie parecía saber cómo coger por los cuernos. Pactar con VOX, “ that’s the question”,  se ha convertido en un número de contorsionismo que ha desquiciado más que a propios y extraños, a Marín y a Moreno Bonilla, por este orden.  PP y CIUDADANOS dieron un paso al frente la misma noche del 2 de diciembre con un objetivo claro, desbancar al PSOE de la presidencia de la Junta de Andalucía. El pacto estaba hecho, y me atrevo a asegurar que desde hace mucho tiempo ya, pero tras la irrupción de VOX, con 400.000 andaluces tras de sí, la papeleta estaba en ponerle el cascabel al gato.  C’s de corte liberal centrista no podía, ni de lejos, dar la mano a la extrema derecha; Es más, hasta provocaron la foto con Adelante Andalucía para tratar de dar una imagen de pluralidad. Huyendo de la foto, Marín se desentiende de cualquier acercamiento a VOX, pero eso es solo la superficie, en esencia todo el mundo piensa en el tripartito de derechas, y será una lacra que puede hacerle mucho daño al partido naranja de aquí a las elecciones de mayo.

El PP, aguanta la última envestida de los de VOX con torería, otra de cara a la galería, con la plaza llena había que arrancar los aplausos del respetable; eso si, todo para luego desinflarse y ceder ante la presión de Casado y el temor al castigo de repetir las elecciones. Al final el león no era tan fiero como lo habían pintado. El PP parece haber jugado mejor las cartas, Casado consigue su primera victoria, en la comunidad con menos posibilidades y además pudiendo rascar votos tanto a su izquierda( C´s) como a su derecha (VOX). Bien colocados como la mejor opción de la derecha,  moderados pero tan “machotes” como los de VOX.

Los de Abascal pierden fuelle por aceptar poco más que meras promesas de futuro, pero doblegándose en la investidura, mientras que ciudadanos puede ser el gran perjudicado, primero por pactar con los “ultras”, o sea votos que vuelven al PP,  y segundo, por desbancar al PSOE a cualquier precio, votos que pierde del centro izquierda, mucho más moderado. Para colmo, media Europa “naranja” reniega del pacto, Macron, Valls…, Inés Arrimadas, viéndole las orejas al lobo, se apresura a decir hoy mismo que C`s solo tiene un socio en Andalucía, temen el castigo.

Mientras tanto,  PSOE y PODEMOS, aguardan ansiosos una tragicomedia; mientras VOX esté en el tripartito no les faltarán argumentos para atacar el pacto de gobierno, confiando en que el gobierno de la Junta se desquicie y haga aguas cuanto antes.

¿Cuánto durará el acuerdo? ¿Cuántos proyectos de ley presentará C’s y votará VOX a favor?, dependerá de la necesidad de aguantar, y de cómo pase factura a los tres partidos en las próximas municipales.

Por la novedad y por dar apariencia de buen gobierno, los tres se salvaguardarán de que todo parezca una balsa de aceite de aquí a mayo; quien sabe, lo mismo nos sorprenden y el viaje continua más allá. Hasta entonces habrá que darle la típica, lógica y tradicional bula de los 100 días. Y que salga ganando Andalucía.