25
Dom, Ago

Cuenca minera

El delegado del Gobierno en Andalucía, Alfonso Rodríguez Gómez de Celis, ha asegurado este martes que el detenido tras un movimiento sospechoso y dentro de la investigación por el crimen de la profesora de 26 años, lo ha sido ante el riesgo de fuga y se encontraba "vigilado y observado" por la Guardia Civil.

En declaraciones a Canal Sur, recogidas por Europa Press, el delegado ha confirmado que "hay una persona detenida ante el riesgo de fuga o destrucción de pruebas y en las próximas horas o días pasará a disposición judicial y, a partir de ahí, será la jueza la que vaya determinando el procedimiento".

"Ahora habrá que probar su participación y será el juzgado la que determine su proceder. Lo mejor es que seamos prudentes y que la Guardia Civil siga haciendo el magnífico trabajo que está realizando y, una vez que lo pongan a disposición judicial, se pueda probar al menos indiciariamente que ha tenido algún tipo de participación" en los hechos, ha concluido Gómez de Celis.

Bernardo Montoya cuenta con atencedentes. Salió de prisión el pasado mes de octubre tras cumplir una condena de dos años y diez meses por dos robos con violencia, según confirman a Europa Press fuentes conocedoras del caso, y previamente, cumplió otra condena de 17 años y nueves meses, en esta ocasión por asesinato y allanamiento.

El detenido quedará bajo custodia de la Guardia Civil, el cuerpo que está al frente de la investigación, ya que aún no hay pruebas definitivas de su implicación con el crimen de Laura Luelmo. Fuentes de la investigación confirman que es el principal sospechoso y que, como tal, será interrogado por los expertos del Instituto Armado, antes de pasar a disposición de la juez de Valverde del Camino, que ha decretado el secreto de sumario.

El único detenido llevaba apenas dos meses en libertad tras cumplir dos condenas, según consta en los registros penitenciarios. La primera fue por matar en 1995 a una anciana de 82 años en Cortegana, a la que abordó en su casa asestándole varias puñaladas. El caso lo instruyó un juzgado de Aracena. Meses después de cumplir esta condena, ingresó de nuevo en prisión por dos robos con violencia.