23
Mar, Jul

Cuenca minera

La dirección de la empresa Organic Citrus, antigua Riotinto Fruit, ha lamentado este lunes "no haber podido cerrar el acuerdo que había alcanzado con el Comité de Empresa", durante las ocho horas, aproximadamente, que estuvieron negociando ante el Sistema de Resolución Extrajudicial de Conflictos Laborales de Andalucía (Sercla).

Ha negado "rotundamente las acusaciones vertidas" sobre su "intransigencia", en el "comunicado emitido por el comité de empresa", cuyos miembros "antepusieron sus intereses sindicales al bienestar y la seguridad de los trabajadores".

La empresa ha insistido en que "está respetando la legalidad" porque "está aplicando el salario indicado en las tablas salariales del 2019 del Convenio Colectivo, calculadas teniendo en cuenta lo dispuesto por el Real Decreto del Salario Mínimo Interprofesional (SMI), recientemente publicadas, respetando con ello el derecho a la negociación colectiva y buscando un marco de seguridad jurídica para todos", ha informado Organic Citrus en un comunicado.

"A pesar de ello --han explicado desde la directiva-- en aras de la paz social que siempre busca Organic Citrus", la empresa "fue aceptando distintas propuestas hasta llegar a un acuerdo final, que contemplaba incrementos salariales de manera temporal hasta el 31 de octubre, tiempo en el que se esperaba se aclarasen las diferencias de interpretación sobre el SMI que hace UGT frente al resto de sindicatos que han negociado el Convenio Colectivo y aprobado las tablas salariales para el 2019". Además, la empresa "se comprometía a seguir respetando las cantidades que abona por encima de las tablas salariales a los trabajadores fijos".

En ese sentido, desde la directiva han argumentado que "UGT podía, como ya lo ha hecho, impugnar el convenio o las tablas salariales que en él aparecen, siendo éste --a juicio de la empresa-- "el problema principal y la razón por la que no pudo firmarse el acuerdo, ya que su disputa es con CCOO, el otro negociador del convenio".

Según entiende Organic Citrus, UGT se ha opuesto a que en el acuerdo "se hiciera cualquier remisión a las tablas salariales del Convenio Colectivo, pretendiendo prescindir del mismo, en una actitud contraria a toda lógica y seguridad jurídica, y contraria a la negociación colectiva".

Por todo ello, la empresa "se muestra preocupada por los propios trabajadores, los cuales están siendo utilizados sindicalmente, sin pensar en su propio bien, y a los cuales no se les ha advertido de las posibles consecuencias que tiene la huelga planteada".

Así, según la empresa, "la huelga sólo tiene como objetivo cambiar unas tablas salariales que ya han sido negociadas y publicadas, y por lo tanto, tiene una alta probabilidad de que sea declarada ilegal". Por eso, desde la dirección de Organic Citrus han advertido que "si esta situación se produjera y se declarara ilegal la huelga, la participación en la misma en determinadas circunstancias podría ser motivo que justificase el despido de los trabajadores".

Igualmente, también han indicado que en estas supuestas circunstancias, "aquellas pérdidas en las que incurriera la empresa a consecuencia de una huelga ilegal podrían ser reclamadas al comité de huelga y a los participantes".

Por todo ello, la empresa "insta de nuevo a que se replanteen las posturas y no se use a los trabajadores como escudo de reivindicaciones sindicales que están a la espera de resolverse, con una huelga que podría ser declarada ilegal, al estar pendiente de resolución judicial la impugnación que ha realizado UGT del Convenio Colectivo".

"Si es necesario modificar las tablas salariales porque así se acuerde por los tribunales, la empresa no pondrá impedimento alguno a abonar las cantidades que resulten procedentes, como siempre ha venido haciendo --han insistido-- porque entiende que sus trabajadores son su principal recurso", y en ese sentido han lamentado "profundamente el uso que de ellos se está haciendo por aquellos que piensan más en sus intereses personales que en el bien del conjunto de compañeros".

Cabe recordar que el Comité de Empresa expresó la semana pasada que la reunión ante el Sercla se desarrolló con "bastantes desencuentros", en la que dicho comité pedía "cerrar un acuerdo provisional" hasta el 1 de noviembre, donde "diera tiempo y lugar a una resolución de la autoridad laboral competente aclarando las interpretaciones del Real Decreto sobre el SMI, o hubiera una sentencia judicial sobre la impugnación de las tablas salariales del Convenio Colectivo, firmado por Asaja y CCOO", y la aplicación con carácter retroactivo de subidas salariales para trabajadores fijos, fijo discontinuos y eventuales".

Según informó UGT FICA en un comunicado, "se nos dijo de palabra que esta propuesta no les parecía mal", sin embargo "cuando se fue a concretar en un acta final, se vio que no era así, y terminamos sin acuerdo", concluyeron.