20
Mié, Feb

SIERRA

El pleno ordinario del Ayuntamiento de Aracena ha dado luz verde a un proyecto necesario para el municipio y los pueblos de su entorno: la construcción de un nuevo tanatorio con más salas que el actual y dotado con crematorio. Una carencia del tanatorio actual de Aracena, ubicado junto al cementerio y promovido a principios de la pasada década.

Entonces, el proyecto fue bien acogido por la ciudadanía y se hizo una concesión administrativa en terrenos municipales por 50 años y un precio de 300.000 euros. La empresa, concesionaria, terminó el tanatorio, que actualmente se ha quedado pequeño, con dos salas, y cuenta con la demanda creciente del servicio de incineración que obliga a muchas familias a desplazarse a otras localidades en tan difícil situación.

El acuerdo del pasado 27 de septiembre, sobre el convenio del Ayuntamiento de Aracena con la misma empresa, Tanatorios de Huelva S.L. y la Compañía Filiberto Sosa S.A., permitirá avanzar en este proyecto que verá la luz en año y medio en el Polígono Cantalgallo (N-433 Sevilla-Lisboa), donde la empresa ha adquirido los terrenos en suelo privado.

El convenio fue calificado por el alcalde, Manuel Guerra, de “ventajoso para Aracena, dentro de la colaboración público-privada”, ya que la empresa construirá las instalaciones y trasladará la sede de la compañía a la ciudad, lo que facilitará los trámites a las familias, “además de contribuir a la culminación de parte del desarrollo urbanístico del polígono Cantalgallo”.

El Ayuntamiento ofrecerá como contraprestación a la empresa una equivalencia económica en impuesto y tasa de obra sin superar los 100.000 euros, recibiendo a cambio el edificio actual para otro uso público 34 años antes de lo previsto. Presumiblemente se ubiquen en él las oficinas del Parque Natural, dejando libre el edificio histórico Cabildo Viejo para uso museístico y cultural.

Respecto a este edificio emblemático de Aracena de titularidad municipal, se trató también en este pleno la renovación del convenio de gestión y uso del mismo por parte de la Consejería de Medioambiente. Ante la posibilidad del traslado de las oficinas del Parque Natural, se acordó prorrogar el convenio sólo por dos años.

El acuerdo del nuevo tanatorio encontró el apoyo de la nueva portavoz de Aracena Puede, Elvira Giménez, la abstención de un concejal Partido Popular (el portavoz Íñigo Amián faltó a la sesión) y el voto en contra de Izquierda Unida, cuyo portavoz, Joan Llompart, alegó “no compartir el negocio de la muerte y los altos precios de las compañías funerarias”.