25
Dom, Ago

SIERRA

El salón de actos del Cabildo Viejo de Aracena (Huelva), sede administrativa del Parque Natural Sierra de Aracena y Picos de Aroche, ha acogido un curso de formación básica de lucha contra el veneno en zonas forestales dirigido a agentes de la autoridad ambiental no especializados en este delito.

En concreto, 35 agentes de Medio Ambiente, de Andalucía y de Extremadura, y del Servicio de Protección de la Naturaleza (Seprona) de la Guardia Civil , además de técnicos de la Junta de Andalucía, han recibido pautas generales de actuación, según ha informado el Gobierno andaluz en un comunicado.

Con ello, la Consejería de Agricultura, Ganadería, Pesca y Desarrollo Sostenible de la Junta potencia esta lucha a través de la 'Estrategia para la erradicación del uso Ilegal de cebos envenenados', cuyo director, Rafael Arenas, ha explicado en el Cabildo Viejo las líneas maestras del documento, como ya hizo en marzo en otro encuentro similar en Valverde del Camino. Estos cursos se desarrollan en todas las provincias andaluzas.

En la cita del Parque Natural Sierra de Aracena y Picos de Aroche han colaborado Acción por el Munso Salvaje (AMUS), Fundación Biodiversidad y Fundación Duquesa Viuda de Montpensier-Valencia de Mombuey.

La Consejería pretende así que los agentes de medio ambiente que no pertenecen a los Equipos de Investigación contra el Veneno y Artes Ilegales (EIVA), otros cuerpos con competencia en superficie forestal y técnicos de la administración "optimicen los procedimientos legales establecidos, administrativos y penales, para conseguir minimizar el uso ilegal de cebos envenenados".

Los asistentes se han formado, principalmente, en el levantamiento y protocolo de envío de muestras al Centro de Análisis y Diagnóstico (CAD) de Fauna Silvestre, en la cadena de custodia, el precintado del lugar de los hechos y la redacción de actas. El curso también han profundizado en la tipología del veneno, las sustancias tóxicas empleadas habitualmente, el análisis forense con la identificación de la causa de la muerte, el protocolo de las inspecciones con la Unidad Canina Especializada y el transporte y depósito temporal de muestras y la prevención de riesgos laborales.

La provincia de Huelva cuenta desde 2014 con una Brigada de Investigación de Envenenamiento de Fauna (BIEF), compuesto por agentes de medio ambiente expertos en la materia.

En este sentido, la Junta ha logrado reducir el uso de cebos envenenados en más de un 50 por ciento en los últimos 15 años a través del Plan de Acción Andaluz para la lucha contra este delito. Comúnmente, las delegaciones suscriben con asociaciones agrarias, cinegéticas y ambientalistas el Pacto Andaluz contra el Veneno.

La Ley de Flora y Fauna Andaluza, por otro lado, prevé la suspensión del aprovechamiento cinegético por el uso de medios prohibidos de caza masivos y no selectivos como pueden ser los cepos y lazos, prohibidos en la Unión Europea desde 1994.