18
Mar, Jun

CAPITAL

El Hospital Universitario Juan Ramón Jiménez de Huelva ha acogido en los últimos días la IV edición de la Jornada de Actualización en Vacunas, una iniciativa dirigida a profesionales tanto de atención primaria como especializada cuya actividad incluye el desarrollo de esta práctica asistencial (enfermeras, epidemiólogos, farmacéuticos, ginecólogos, médicos de familia, pediatras y residentes de estas dos especialidades), con el objetivo de informarse de las últimas novedades y renovar sus conocimientos en este campo, así como aunar criterios de actuación.

Este encuentro ha sido organizado por la Asociación de Pediatras de Atención Primaria (AndAPap), la Sociedad de Pediatría de Andalucía Occidental y Extremadura (Spaoyex) y la Sociedad Española de Pediatría Extrahospitalaria y Atención Primaria (Sepeap), en colaboración con el centro hospitalario y la Fundación Andaluza Beturia para la Investigación en Salud (Fabis), organismo dependiente de la Consejería del ramo en Huelva.

Según una nota de prensa, el programa ha contado con reconocidos expertos en este ámbito que han abordado temas generales sobre las vacunaciones en población infantil y adulta y distintos aspectos relacionados con vacunas concretas de más actualidad.

Las ponencias y mesas de debates incluidas han sido las siguientes: 'El futuro del calendario vacunal', 'Hablando de vacunas con profesionales y pacientes', 'Buenas prácticas', 'Vacunas no incluidas en el calendario vacunal', 'Inmunizaciones en el adulto' y 'Vacunación en grupos de riesgo y en profesionales sanitarios'.

Los especialistas han recordado que la vacunación es el método más eficaz para la prevención de las enfermedades infecciosas. La inmunidad adquirida fruto de la vacunación es en gran parte responsable de la erradicación mundial de la viruela y la restricción de enfermedades como la poliomelitis, el sarampión y el tétanos en la mayoría del planeta.

Las vacunas son, junto con la potabilización de las aguas, una de las herramientas más poderosas con que se cuenta en salud pública y que más vidas han salvado y continúan salvando, ya que suponen una protección efectiva para la población diana y todo su entorno. Se formulan a partir de formas debilitadas o muertas del microbio, sus toxinas o alguna de sus proteínas.

Asimismo, estimulan al sistema inmunológico de la persona a reconocer al agente como una amenaza, destruirlo y guardar un registro del mismo, de modo que el sistema inmune puede reconocer y destruir más fácilmente cualquiera de estos microorganismos con los que pueda tener contacto más adelante.