12
Mié, Dic

CAMPIÑA

El Ayuntamiento de San Juan del Puerto ha valorado que la Consejería de Cultura de la Junta de Andalucía haya declarado el espacio del Puerto Histórico de la localidad como 'Zona de Servidumbre Arqueológica'. Estas zonas son aquellos espacios en los que se presume fundamentalmente la existencia de restos arqueológicos de interés, para lo que se considera necesario adoptar medidas precautorias de acuerdo con lo dispuesto en el artículo 8 de la Ley 14/2007 de 26 de noviembre.

Con esta declaración, la alcaldesa del municipio, la socialista Rocío Cárdenas, ha mostrado la satisfacción del equipo de gobierno al considerar que "se ha dado un paso más en el reconocimiento de la catalogación del patrimonio histórico y cultural de San Juan del Puerto y, como es conocido, nuestra historia y nuestro patrimonio son fundamentales para el desarrollo", ha informado el Consistorio en una nota.

En este sentido, el concejal de Urbanismo, Pepe Barrado, ha destacado este "logro importante urbanísticamente hablando, ya que significa que existen en toda esta zona indicios de que hubo movimiento histórico durante muchísimos años y pueden aparecer más restos" y, por tanto, ha abogado por "protegerla con sumo cuidado".

La declaración, firmada por el consejero de Cultura, Miguel Ángel Vázquez, fue publicada en el BOJA el pasado miércoles día 14 en base a los resultados de las actividades arqueológicas realizadas sobre una serie de restos arqueológicos ubicados en las marismas de San Juan del Puerto con el objetivo de alcanzar una valoración de carácter histórico-arqueológica con vistas a una puesta en valor de su zona portuaria y salinas, así como la ribera del Río Tinto.

La zona afectada por la declaración como Zona de Servidumbre Arqueológica comprende las parcelas, inmuebles, elementos y espacios públicos y privados situados dentro de la línea de delimitación trazada sobre el plano catastral vigente.

La delimitación propuesta se ajusta a la hipótesis de ubicación del Puerto Histórico resultante de las evidencias arqueológicas y análisis del nivel sondeos estratigráficos, apoyándose en la paleotopografía del lugar aún perceptible en la ordenación urbanística de la Plaza de la Marina, que conforma una ensenada natural abierta al caño de San Juan correspondiente a los siglos XV y XVI.