18
Dom, Nov

CAMPIÑA

La presidenta de la Junta de Andalucía, Susana Díaz, ha remarcado este miércoles "el blindaje" del Gobierno andaluz a la Ley de Dependencia, al tiempo que ha dejado claro su compromiso "con las personas que más lo necesitan".

Así lo ha puesto de manifiesto durante su discurso en el marco de la visita en Gibraleón al complejo Casa-Hogar El Cristo Roto de la Asociación Obras Cristianas, de la que ha ensalzado su labor y profesionalidad.

Díaz ha defendido que durante la crisis económica la Junta de Andalucía apostó por "el blindaje" de la Ley de Dependencia porque, a su juicio, era esencial garantizarla en ese momento complejo al objeto de que "nadie la pusiera en cuestión" en el futuro porque es "un derecho que ha venido para quedarse".

Asimismo, la presidenta ha resaltado la labor del padre Diego Suárez, responsable de este centro olontense, el cual lidera a 360 personas con "el compromiso y ganas de ayudar a los demás". En este sentido, ha destacado que como presidenta de la Junta de Andalucía tiene la responsabilidad de "cuidar a 8,5 millones de andaluces", pero "los que me tienen que sentir más cerca son quienes más lo necesitan, los que tienen menos oportunidades", ha proseguido.

A su juicio, "cuando hay hombres, mujeres, colectivos, entidades y profesionales que entregan todo en su vida con vocación de ayudar a los demás el gobierno de la Junta tiene que estar a su lado".

Por tanto, ha recordado que hace 40 años cuando echó a andar Obras Cristianas "no se tenía una Ley de Dependencia como el que tenemos hoy, no había un derecho consolidado como el que hoy tenemos porque hoy la Ley de Dependencia es un derecho de cada ciudadano, que nadie lo cuestiona" ya que "ha venido para quedarse, igual que la educación y la sanidad", ha reiterado la presidenta.

De este modo, ha explicado que hace 40 años las personas con necesidades se veían de cierta forma como "un problema" para las familias, aspecto en el que se ha avanzado porque "muchas asociaciones y colectivos como el padre Diego Suárez pusieron el foco e hicieron entender a la política y a las administraciones que la personas que tenían menos posibilidades y una desigualdad evidente tenían el derecho a ser tratados de manera distinta para gozar de la igualdad".

En este punto, ha recordado el plan que se puso en marcha en Andalucía, con anterioridad a la Ley de Dependencia incluso, para dotar de recursos y posibilidades a las personas que lo requerían y se ha referido a los talleres ocupacionales, residencias de estancias completa, de estancia diurna, y a los procesos para dotar de autonomía a los niños y niñas que lo necesitaban y que han podido avanzar hasta permitirles estar en pisos asistidos, por ejemplo.

"Todo ese sistema se fue construyendo con entidades como Obras Cristianas; se fue construyendo nuestro Estado del Bienestar, nuestros derechos sociales y la Ley de Dependencia", ha continuado Susana Díaz.

En definitiva, la presidenta ha subrayado que, ante la "dura" crisis económica, "entendíamos que había que blindar ese corazón de la igualdad de oportunidades que era la atención a las personas que más lo necesitan para tener igualdad". Ha remarcado que durante la crisis la Junta apostó por "el blindaje" de la Ley de Dependencia, "sostenida a pulmón al 82 por ciento por la Junta", porque "si superábamos esta crisis ya nunca nadie la iba a poner en cuestión; si la blindábamos nadie la tocaría porque es un derecho que había venido para quedarse", ha reiterado.

Además, ha destacado la colaboración público-privada con entidades como Obras Cristianas para "hacer la vida mejor a las personas" ya que, como ha sostenido, "esa es la utilidad de la política" por "la que creemos y estamos aquí", ha concluido.