12
Mié, Dic

ANDEVALO

El Pleno del Ayuntamiento de San Bartolomé de la Torre ha aprobado por unanimidad el presupuesto para el año 2019 con una cuantía superior a los 2.600.000 euros. El Consistorio afronta el nuevo ejercicio con deuda cero y con la previsión de liquidar las cuentas de 2018 con un superávit cercano a los 500.000 euros.

El alcalde, Manuel Domínguez, ha señalado que se trata de “un presupuesto continuista y muy realista”, que tiene como objetivo “atender al gasto de personal, mantener y mejor los servicios públicos y realizar inversiones que generen desarrollo en el municipio”. Domínguez ha incidido en la “excelente situación económica del Ayuntamiento” y ha remarcado el activo que supone para la localidad  “poder cargar las partidas a fecha de 1 de enero de 2019, teniendo la seguridad de que todas las actuaciones que se llevan a cabo tienen soporte y contando con una tesorería perfectamente planificada”.

Las cuentas de 2019 recogen un incremento de 600.000 euros con respecto al ejercicio anterior. Una cantidad que va a ser invertida en dos de los proyectos más importantes que se han recogido para el próximo año. Por un lado, en torno al 50% se va a destinar a la sustitución de la luminaria pública por tecnología LED en una apuesta por la eficiencia energética, la reducción de emisiones contaminantes y la disminución del gasto en la factura de la luz. Para ello, se van a cambiar 614 luminarias y se van a instalar 27 nuevas. Además, se va a actuar en 14 centros de mando de los 17 que hay de alumbrado público.

Por otra parte, los presupuestos recogen una partida destinada a la renovación del Polígono Industrial, con el objetivo de convertirlo en un referente en innovación en la comarca. Tras las obras de urbanización realizadas este año, la actuación para 2019 está dirigida a la instalación de fibra óptica y a la apuesta por las energías renovables con la colocación en los aparcamientos de puntos de carga para vehículos eléctricos.

Además, el Ayuntamiento prevé incluir nuevas inversiones con el superávit de 2018 para acometer mejoras en los caminos rurales del término municipal y continuar optimizando los servicios básicos a los ciudadanos.

Como ha explicado el alcalde “son unos presupuestos equilibrados y basados en el principio de prudencia como eje principal para seguir garantizando una economía saneada para el municipio”. En ellos se presta especial atención también a las políticas trasversales que son importantes para el desarrollo del municipio y su ciudadanía en materias como los servicios sociales, la cultura o el deporte, con especial atención al fomento de la igualdad, para lo que se recoge la habilitación de un Centro de Información a la Mujer.