20
Lun, May

ANDEVALO

El Consejo Económico y Social de la provincia de Huelva (Cesph) ha presentado este viernes en la Diputación el informe denominado 'Impacto económico de la construcción de la Presa de Alcolea y el Canal de Trigueros', elaborado por su presidente, el profesor Juan José García del Hoyo, que ha estado acompañado por el diputado territorial del Andévalo, Antonio Beltrán.

Beltrán ha calificado este estudio como "indispensable para tomar conciencia del impacto económico que cualquier inversión en infraestructuras tiene sobre la economía y los sectores productivos de Huelva", ha informado la Diputación en un comunicado de prensa.

El diputado del Andévalo ha cifrado como inversión global prevista para este proyecto --según los últimos presupuestos revisados-- un total de 74,2 millones de euros destinados a la Presa de Alcolea --presa de hormigón vibrado ubicada en el río Odiel-- y cerca de 80 millones de euros para el Canal de Trigueros, "a lo que hay que sumar 45,7 millones para la mejora de abastecimiento de Huelva".

El plazo establecido de finalización de las tres infraestructuras está fijado para 2021, "fecha que dicta de la planificación inicial que establecía el año 2013 como plazo de finalización", ha puntualizado Antonio Beltrán.

Para el presidente del Cesph, "estamos ante un estudio necesario para determinar el impacto que supone la construcción de la Presa de Alcolea, el Canal de Trigueros y el resto de inversiones asociadas, así como de su puesta en funcionamiento, sobre el tejido socioeconómico de la provincia de Huelva".

Como ha explicado García del Hoyo, este informe "pretende servir como justificación económica de la importancia que, para el desarrollo de la provincia, tiene la culminación de estas inversiones", para lo que en este estudio se ha atendido a cuantificar "los efectos directos, indirectos e inducidos".

ANTECEDENTES

Como ha recordado García del Hoyo, "estamos refiriéndonos a un proyecto cuya gestación se inició en el año 1978 y que no se aprobó hasta el 88, año en el que se incluye en el Plan Hidrológico Nacional (PHN), no licitándose la obra hasta el 2012". No será hasta 2015 cuando den inicio las obras que, a día de hoy, continúan sin ejecutar, "aunque el dinero está contemplado y solo hay que volver a licitar la obra, previsto para octubre".

García del Hoyo ha subrayado que este estudio surge "a iniciativa del propio Cesph y a instancias del Colegio de Economistas de Huelva para poner de manifiesto el impacto económico y social de la puesta en marcha de la presa y del canal, cuya construcción tendría como objetivo fundamental poner en explotación en régimen de regadío 24.000 hectáreas de superficie agrícola que están actualmente en régimen de secano, con el consiguiente incremento de rendimientos que aparece reflejado en el informe".

Como ha remarcado el presidente del Cesph, "los cálculos generados en este informe justifican la rentabilidad económica del proyecto, respaldando el volumen de inversión requerido; por tanto, estamos ante un proyecto estratégico para el desarrollo de la provincia y para la elevación de su nivel de vida".

García del Hoyo ha recordado que "con este informe, el primero y no el último que realizaremos desde el Cesph, pretendemos dar las armas, las herramientas necesarias a la ciudadanía de Huelva y a sus representantes para defender con uñas y dientes las infraestructuras que necesita esta provincia, y poner de manifiesto qué es lo que está dejando Huelva de ganar o de obtener por culpa de que se ralenticen las inversiones en infraestructuras".

Así, ha cuantificado el efecto de este proyecto sobre la provincia de Huelva --en términos del Valor Añadido Bruto a precios básico-- en 611,2 millones de euros, lo que supone casi el ocho por ciento del Valor Añadido Bruto de la provincia y el 7,2 por ciento del Producto Interior Bruto a precios básicos de la provincia según datos de la Contabilidad Regional del Instituto Nacional de Estadística (INE) de 2014.

Pero, al margen de estos efectos "medibles", el presidente del Consejo Económico y Social ha destacado otros impactos muy relevantes del proyecto, como es el caso de que la Presa de Alcolea permitirá regular el caudal del río Odiel, eliminando el riesgo de inundaciones en la cuenca baja del río, que en la actualidad está caracterizada como de nivel máximo,

Otro impacto es la mejora de la calidad de las aguas de todo el cauce agua abajo, reduciendo la contaminación causada por las explotaciones mineras asentadas en la cuenca históricamente, "con el impacto positivo que ello tendrá en una zona de gran valor ecológico como es el Paraje Natural de Marismas del Odiel".

IMPACTO SOBRE EL EMPLEO

Respecto al impacto sobre el empleo en la provincia, el presidente del Cesph ha evaluado en torno a casi 18.000 empleos, "de los cuales 13.787 empleos serían derivados de la puesta en marcha de las explotaciones en régimen de regadío y se mantendrían a lo largo del tiempo, mientras que los restantes se producirían como resultado de la inversión y durante el tiempo de su ejecución, concentrándose entre los años 2018 y 2021".

De estos empleos, algo más de 14.000 "serían asalariados y el resto de trabajadores por cuenta propia, lo que implica el 7,5 por ciento de la población activa de la provincia y el 26,8 por ciento del actual nivel de desempleo", ha subrayado.

Como resultado del proyecto, García del Hoyo ha incidido en que "la tasa de desempleo de la provincia de Huelva podría reducirse significativamente, pasando del 27,8 por ciento actual al 20,4 por ciento, produciéndose un incremento de las rentas o inputs primarios, de forma que las remuneraciones de los asalariados se verían incrementadas en 224,8 millones de euros y el Excedente Bruto de Explotación y Rentas Mixtas experimentaría un incremento de 402,8 millones de euros".