24
Mié, Abr

PROVINCIA

CCOO ha presentado durante el pasado año diez denuncias por conflicto colectivo ante el Sercla. Los procedimientos interpuestos ante este organismo afectaban aproximadamente a unos 1.000 trabajadores y trabajadoras y todos se resolvieron con avenencia. Los motivos fueron, principalmente, la jornada intensiva en la construcción --que en verano no se respetaba--, descuelgues salariales y aplicación de convenio.

En declaraciones a Europa Press, el sindicato ha explicado que ha realizado un trabajo "intenso" a lo largo del 2018 en diversos tipos de conflictos laborales. Para llevar a cabo este trabajo ha hecho uso de los diferentes instrumentos públicos para defender los intereses de los trabajadores y trabajadoras, así como del binomio sindical negociación-presión.

Otro instrumento público del que se ha realizado un constante uso ha sido el de la Inspección de Trabajo. El sindicato ha interpuesto 70 denuncias en el 2018 afectando a empresas privadas y a la Administración pública.

Las materias denunciadas han sido muy diversas: inaplicación del convenio colectivo, vulneración de la libertad sindical, fraude en la contratación, accidentes de trabajo, impagos reiterados, incumplimiento de la jornada intensiva en el sector de la construcción, modificación de las condiciones de trabajo, cesión ilegal de trabajadores, incumplimiento en materia retributiva o en Prevención de riesgos laborales.

De esta forma, una gran parte de los expedientes que a actualmente han sido resueltos han cumplido las expectativas del sindicato. Así, la inspección ha realizado el requerimiento a las empresas o entes denunciados para regularizar las anomalías encontradas. Esta intervención ha supuesto la mejora en las condiciones de los trabajadores y trabajadoras afectados.

No obstante desde CCOO han reivindicado a la Administración central que dote de más recursos económicos y humanos a la Inspección de trabajo, ya que "la provincia onubense es muy amplia y cuenta con un cuerpo de efectivos muy reducido".

Algunos sectores, como la construcción, hostelería o agricultura --han explicado desde CCOO-- funcionan en épocas muy concretas y por periodos muy cortos por lo que "si interponemos denuncia y la inspección no actúa rápidamente puede darse la paradoja de que cuando realice la visita el centro o la obra hayan finalizado su actividad, por lo que es fundamental que la Inspección disponga de los medios humanos necesarios".

Asimismo desde CCOO se ha puesto en marcha el teléfono 660526193 para que los trabajadores, garantizando su confidencialidad, puedan denunciar los abusos en el ámbito laboral. "Y así llegar a lugares en los que no hay Representación Legal de los Trabajadores (RLT), principalmente en empresas de menos de diez trabajadores".

CONVENIOS SECTORIALES

En 2018 el sindicato ha cerrado nueve convenios sectoriales que afectan a 135.000 trabajadores. Dos de ellos emplean a casi 100.000 personas y tienen un "importante" peso en la economía de la provincia onubense. Se trata del convenio de hostelería --que afecta a 15.000 trabajadores-- que cerró con una subida de 7,5 por ciento para el sector y el 11 por ciento para las camareras de piso --un colectivo mayoritariamente femenino--.

Además, otro de los convenios es el del campo, con una subida del seis por ciento y en el que se establece un protocolo innovador para la prevención y actuación en los casos de acoso sexual y por razón de género. Se trata de "un protocolo pionero en materia de igualdad introducida por primera vez en España en un convenio del campo". Aunque la media de subida salarial está en el 1,58 por ciento por debajo de la subida del IPC que cerro en el 1,7 por ciento.

En este sentido "hacemos un llamamiento al empresariado en dos vías, uno para que aplique el Salario Mínimo Interprofesional (SMI) de 900 euros y se reúnan las comisiones negociadoras para modificar las categorías que hayan quedado fuera de la Ley tras esta subida y, por otro, que se reparta los beneficios empresariales y los trabajadores vean esa recuperación en sus salarios".

Al respecto, han recordado que ello "pasa por llevar a los convenios provinciales lo que la CEOE ha firmado en Madrid, la subida de hasta el tres por ciento en la negociación colectiva".

2018 ha sido un año marcado por lo que CCOO ha valorado como "represión sindical" por parte de algunas empresas como Prymark, que sancionó al delegado de personal, o Marhan Suministros, empresa que gestiona la cafetería del Hospital Infanta Elena de Huelva, que despidió a dos trabajadoras y un trabajador con afiliación a CCOO, que "siempre han respaldado las decisiones y acciones de la delegada del sindicato en este centro".

Para CCOO es "una conducta que se está extendiendo e implantando en nuestra provincia y es algo que este sindicato no va a tolerar". Al respecto, desde el sindicato han manifestado que "el acoso sindical es algo que hoy en día siguen padeciendo nuestros delegados y delegadas simplemente por defender los derechos de sus compañeros".

"A veces es algo directo, otras veces indirecto y en ocasiones pasa casi desapercibido, pero se da cada vez con más frecuencia, por eso hemos creado un protocolo interno de actuación y vamos a desarrollar unos cursos dirigidos a los delegados y delegadas para que sepan qué y cómo identificar situaciones de acoso sindical", han remarcado desde CCOO.