26
Sáb, May

SIERRA

El Consejo de Gobierno de la Junta ha aprobado el II Plan de Desarrollo Sostenible (PDS) del Parque Natural de la Sierra de Aracena y Picos de Aroche (Huelva), que contribuirá a la mejora socioeconómica de este espacio protegido y su área de influencia con unas inversiones de 34,2 millones de euros en sus tres primeros años de aplicación.

Según ha informado la Junta en una nota de prensa, la nueva planificación, que sustituye a la vigente desde 2004, beneficiará a una población de 37.000 habitantes repartida en 28 municipios: Alájar, Almonaster la Real, Aracena, Aroche, Arroyomolinos de León, Cala, Cañaveral de León, Castaño del Robledo, Corteconcepción, Cortegana, Cortelazor, Cumbres de Enmedio, Cumbres de San Bartolomé, Cumbres Mayores, Encinasola, Fuenteheridos, Galaroza, Higuera de la Sierra, Hinojales, Jabugo, Linares de la Sierra, Los Marines, La Nava, Puerto Moral, Santa Ana la Real, Santa Olalla de Cala, Valdelarco y Zufre.

El PDS, cofinanciado por los fondos europeos Feader y Feder, se desarrollará a través de programas operativos trianuales, revisables cada año y orientados a integrar los procesos productivos y naturales con iniciativas locales generadoras de riqueza y compatibles con la conservación de los ecosistemas.

El documento, elaborado en colaboración con empresas, trabajadores, administraciones públicas y otras entidades, recoge 40 medidas agrupadas en seis grandes objetivos: mejorar conservación y el aprovechamiento sostenible de los recursos naturales; fortalecer las estructuras productivas bajo criterios de sostenibilidad, innovación y calidad en el empleo; preservar y difundir el patrimonio natural y cultural; promover la formación y el empleo; desarrollar las infraestructuras y equipamientos básicos, e impulsar la coordinación entre las instituciones y la participación ciudadana.

En el primero de estos capítulos, además de la protección de los hábitats y especies de la fauna y de la flora, el plan establece la elaboración de un plan estratégico del castañar y otorga especial atención a las medidas para el mantenimiento de la dehesa como el principal sistema de explotación sostenible de los recursos naturales de la comarca.

El bloque de medidas para el fortalecimiento de las estructuras productivas se centrará también en estos dos ecosistemas y en los aprovechamientos forestales, la reactivación del mercado del corcho, el desarrollo turístico, la industria agroalimentaria y la mejora de la rentabilidad y competitividad de cultivos tradicionales como el olivar.

Para dar un mayor valor al patrimonio natural y cultural, el PDS recoge iniciativas de fortalecimiento y divulgación de la Marca Parque Natural en el exterior; adecuación de nuevos espacios recreativos y de uso público; mejora de la comunicación a través de internet, y fomento de los productos agroalimentarios y la gastronomía como atractivo turístico, especialmente la vinculada al cerdo ibérico.

En el ámbito de la profesionalización y el empleo, las principales medidas se dirigen al fomento del teletrabajo y la teleeducación; el apoyo a la creación de pequeñas empresas y al asociacionismo empresarial, y el fomento de la producción ecológica agrícola y ganadera, mientras que en materia de infraestructuras y equipamientos se desarrollarán sistemas de generación de energía renovables, con especial atención al uso de la biomasa para usos finales térmicos.

DESTINO DE TURISMO DE INTERIOR
La estrategia aprobada por el Consejo dará continuidad al primer PDS aplicado desde 2004. Durante su periodo de vigencia, destacó la creación de nuevos parques empresariales e industriales en varios municipios de la comarca, el Centro de Defensa Forestal de Galaroza, el Punto de Información Micológica del Parque Natural, el Centro de Interpretación del Cerdo Ibérico, el Centro Tecnológico Andaluz del Sector Cárnico, el Mercado Artesanal del Queso y la red de miradores.

El respaldo al tejido productivo ha tenido un especial reflejo en el aumento de la oferta turística y la consolidación de la Sierra de Aracena como uno de los principales destinos andaluces de interior y naturaleza. Actualmente están registradas en la zona 113 casas rurales y 35 establecimientos hoteleros, entre otros alojamientos.

El Parque Natural de la Sierra de Aracena y Picos de Aroche, declarado en 1989, ocupa la franja norte de la provincia de Huelva y es el segundo de Andalucía por su extensión, con un total de 186.827 hectáreas.

Situado en el extremo occidental de Sierra Morena y atravesado por tres cuencas hidrográficas (Guadalquivir, Guadiana y Odiel), este territorio se caracteriza por la presencia de amplias dehesas de alcornoques y encinas, que durante siglos han configurado un modelo de equilibrio entre actividad humana y conservación del medio. Su diversidad vegetal se completa con una amplia representación del matorral mediterráneo noble y del bosque de ribera, además de numerosos olivares, castañares, pastizales, huertos, frutales y áreas forestales de pinos piñoneros y marítimos.

Esta riqueza de ecosistemas favorece la existencia de una gran variedad de especies de la fauna silvestre. Las rapaces están representadas principalmente por el milano real, el búho real, el azor, el halcón y las águilas real, culebrera, calzada y perdicera. Entre los mamíferos, figuran la nutria, el tejón, el turón, el meloncillo, la garduña, la gineta, el jabalí, el ciervo y el gato montés. La Sierra de Aracena es el principal enclave de nidificación de la cigüeña negra en Andalucía y sus riberas y embalses acogen a nueve especies piscícolas endémicas.

Desde el punto de vista socioeconómico, este espacio protegido ha destacado tradicionalmente por el aprovechamiento ganadero de la dehesa, basado en la cría en montanera de una selecta y abundante cabaña porcina, actividad que ha permitido la creación de importantes industrias agroalimentarias en localidades como Jabugo, Cortegana y Cumbres Mayores.

El corcho, la castaña y las huertas y frutales, que ocupan las vegas más húmedas, dan lugar a otros tantos aprovechamientos tradicionales. Durante las últimas décadas, coincidiendo con su reconocimiento como parque natural, la comarca ha experimentado también una creciente demanda turística.