14
Mar, Ago

SIERRA

Los más pequeños de Arroyomolinos de León conocen durante estas fechas el proyecto de Tomates Felices.

Tomates Felices nació en la primavera de 2016 de la mano de FEAFES Huelva Salud Mental, como un proyecto generador de oportunidades de inclusión sociolaboral para las personas con enfermedad mental de la Sierra. Ubicado en Arroyomolinos de León, el proyecto comenzó con el cultivo tradicional de una huerta en desuso y la posterior venta de los productos cosechados. Poco a poco, ha ido evolucionando y en la actualidad ha ampliado su actividad, centrada ahora además en la elaboración de mermeladas, a partir de productos de la huerta combinados con hierbas aromáticas silvestres.

Lógicamente, se aprovechan los meses primaverales para llevar a cabo las actividades de agroterapia. En el mes de abril lo han visitado las personas del Centro del Múrtiga de Paz y Bien. Y en mayo lo harán el C.P. de Arroyomolinos de León y el Club Social de FEAFES Huelva.

Los niños y niñas del CP Virgen de Los Remedios, del mismo Arroyomolinos, visitarán la huerta de Tomates Felices los días 2, 3 y 4 de Mayo. En su visita, ayudarán a sembrar tomates y cebollas y realizarán un taller de microhuerto, con lechugas y botellas de plástico recicladas.

Una visita que hace al proyecto especial ilusión, pues son conscientes de la importancia de trasmitir a los más pequeños experiencias y saberes que tienen que ver con la vida en los pueblos de los que ellas y ellos forman parte. Una oportunidad única para que vivencien esa conexión con la tierra y con la enfermedad mental de forma participativa, lúdica y natural.
Las personas participantes se benefician de un programa formativo teórico-práctico y desarrollan habilidades como la atención, la concentración, la planificación, motricidad fina y gruesa, etc. La actividad moderada al aire libre y formar parte de un equipo de trabajo del que se sienten parte activa y creativa, inciden de manera positiva en su autopercepción, paliándose los síntomas negativos que lleva aparejados la enfermedad.

Desde el principio, en Tomates Felices se ha venido desarrollando una serie de actividades que conectan el proyecto con la gente. Es una forma de darle difusión al mismo y de igual manera una oportunidad de dar visibilidad y normalizar al colectivo de personas que padecen algún tipo de trastorno mental y que en las zonas rurales sufren una especial marginación y falta de oportunidades.

En este sentido, se llevan a cabo visitas guiadas a la huerta, charlas y degustaciones de productos, veladas musicales y actividades de agroterapia con diferentes colectivos.
En estas últimas, un grupo de personas tiene la oportunidad de experimentar una jornada de trabajo en la huerta, sembrando patatas, tomates, dependiendo de la época, y completando el día con alguna actividad-taller relacionada con agroecología.
Es una actividad lúdica en la que las personas participantes vivencian un trozo del día a día en Tomates Felices, y se benefician de una actividad moderada al aire libre, en contacto directo con la naturaleza, llevando consigo un vivo recuerdo de su paso por la huerta.

Publicidad
sierraluz