20
Jue, Sep

CONDADO

Unos 400 equinos de los 1.000, en estado semilsavaje, que fueron trasladados el pasado martes desde El Rocío a la localidad de Almonte, en la conocida como la Saca de las Yeguas, emprenden este sábado la vuelta, guiados de nuevo por los yegüerizos en tropas, hacia las fincas de Espacio Natural de Doñana, donde pastan el resto del año.

En declaraciones a Europa Press, el presidente de la Asociación Nacional de Criadores de Ganado Marismeño, Juan Adolfo Arangüete, ha detallado que tras pasar estos días en el recinto ganadero Huerta de la Cañada de la localidad, donde han sido realizadas faenas dirigidas a mejorar el bienestar de estos animales, este sábado volverán al espacio natural.

En concreto, en este recinto los yegüerizos han realizado las faenas tradicionales, como la tusa (corte de crines y colas) o el marcaje e identificación de ganado, unas tareas a las que se ha unido este año la revisión y valoración morfológica del patrón racial de los équidos de raza marismeña, algo en lo que la asociación ha venido trabajando en los últimos meses tanto con expertos en la materia como organizando actividades formativas que contribuyan a que los propios ganaderos sean capaces de reconocer estos rasgos.

El resto del ganado caballar será llevado por sus dueños unos días después de manera individual al no culminar las faenas de saneamiento o al querer quedarse con los potros.

En cuanto al certamen ganadero, el presidente de la asociación ha precisado que "ha ido muy bien, con mucha afluencia de público y en el que se han vendido un centenar de equinos, principalmente potros".

Durante todo este proceso ha estado presente un grupo compuesto por cuatro veterinarios que ha velado por el buen estado de los ejemplares.

Tras la suspensión de la Saca en 2017 este evento ha vuelto a celebrarse este año con "mucho éxito", ha precisado el presidente. Se trata de una tradición que se remonta a la ordenanza promulgada en 1504 por el Duque de Medina Sidonia y que la citada asociación ha conservado hasta la actualidad, cuando se considera una de las costumbres más emblemáticas y atractivas de cuantas alberga la localidad onubense.

La Saca de las Yeguas es, a grandes rasgos, una faena ganadera que consiste en recoger el ganado caballar de raza marismeña que ha permanecido durante todo el año pastando y reproduciéndose en distintos enclaves del Espacio Natural de Doñana para llevarlo a Almonte, donde en los tres días sucesivos se celebra el certamen ganadero.

Así, una vez finalizado el certamen, este sábado los animales serán devueltos a su entorno donde permanecerán en libertad el siguiente año, aunque esta vez no sólo a las cinco fincas en las que se encuentra actualmente, sino a siete, al incorporarse dos más en el espacio natural.

 
Publicidad
sierraluz