20
Vie, Jul

CONDADO

El presidente del Parlamento de Andalucía, Juan Pablo Durán, ha asistido este martes, junto a la alcaldesa de Almonte, Rocío Espinosa, y el presidente de la Diputación de Huelva, Ignacio Caraballo, a la Saca de las yeguas, un acontecimiento ganadero realizado con yeguas marismeñas.

La cita, celebrada anualmente en el municipio onubense, está organizada por la Asociación Nacional de Criadores de Ganado Marismeño. Se trata de "una tradición singular en un entorno único", como ha señalado Durán, según ha informado el Parlamento en una nota de prensa.

En declaraciones a los periodistas, Durán ha señalado que la Saca de Yeguas contribuye al cuidado del entorno, el Parque Nacional de Doñana, que ha calificado "como el gran pulmón natural y ecológico de Europa". Asimismo, ha expresado el apoyo del Parlamento de Andalucía en la difusión de esta singular tradición, tras reconocer "el esfuerzo del Ayuntamiento de Almonte, de la Asociación de Ganado Marismeño y la Junta de Andalucía para recuperar la Saca que se empezó a celebrar hace quinientos años".

Por su parte, la alcaldesa de Almonte ha puesto en valor esta tradición legada de padres a hijos como ha tenido ocasión de comprobar en las 19 reuniones de yegüerizos que han hecho posible este martes el paso por la ermita de unas 1.300 yeguas.

En este sentido, el presidente de la Diputación ha coincidido con Durán y la alcaldesa en subrayar la singularidad de la Saca de Yeguas, que suma "tradición, historia y cultura y supone un atractivo turístico en un espacio también único como es Doñana".

La Saca de las Yeguas, que tiene lugar a finales del mes de junio, 
--coincidiendo con la Feria de San Pedro, patrón del municipio--, es una tradición centenaria que fue regulada en 1504 por una ordenanza del Duque de Medina Sidonia. Los yegüerizos van a buscar al ganado a distintas zonas de las marismas de Doñana: La Marismilla, Las Nuevas, el Rincón del Pescador, la Vuelta de la Madre, Matasgorda, El Lobo, Las Mogeas y el Lucio de las Yeguas, y las reúnen en la playa frente a El Rocío.

Tras ello se dirigen hacia Almonte, pasando antes por la aldea de El Rocío, donde las yeguas y los yegüerizos son bendecidos en la Ermita,antes de seguir su camino hacia Almonte. Cuando llegan al arroyo Santa María, cerca de los Olivarejos, empiezan a hacer tropas o lotes para entrar en el pueblo.

Una vez en el pueblo, el ganado hace un recorrido por sus calles hasta llegar al recinto donde permanecerán unos cinco días, durante los cuales se le realizarán varias faenas, como la tusa (cortar el pelo) y el herrado de las potras, con el fin de prepararlo para su venta. Unos días después, las yeguas son conducidas de nuevo a la marisma donde permanecerán hasta junio del año siguiente.

En este evento, que congrega a multitud de personas, se pone en valor la raza equina Marismeña, que recibe su nombre del área geográfica donde tradicionalmente se ha localizado, las marismas del Parque Nacional de Doñana, en el municipio de Almonte.

Gracias a la Asociación Nacional de Criadores de Ganado Marismeño, se conserva una raza autóctona como es la Yegua Marismeña, con más de mil ejemplares en la actualidad.

Junto a la ermita del Rocío y frente a las marismas, para acompañar a miles de personas que han asistido a la Saca de Yeguas, y después en el 'Sesteo', se han dado cita las autoridades entre ellos el consejero de Medio Ambiente, José Fiscal; el presidente de la Asociación de criadores de ganado marismeño, Juan Adolfo Arangüete; parlamentarios y varios alcaldes y alcaldesas de la zona como la de Niebla, Laura Pichardo; Chucena, Encarnación Castellano; y el delegado de la Junta en Huelva, Francisco José Romero, entre otros.

Publicidad
sierraluz