14
Mar, Ago

CONDADO

El consejero de Cultura, Miguel Ángel Vázquez, asiste este viernes en Hinojos al acto institucional con motivo de la declaración del Corpus como Bien de Interés Cultural, BIC, con la tipología de Actividad de Interés Etnológico.

Según han informado a Europa Press fuentes municipales, el acto comienza a las 12,30 horas en la Parroquia Santiago Apóstol del municipio y estará amenizado por la Coral Municipal Santa María del Valle, con motivo de su XXV Aniversario.

Asimismo, en el evento intervendrán la concejal de Cultura de la localidad, Purificación Pérez; el presidente de la Coral Santa María del Valle, Víctor Medina Bocanegra, así como la delegada de Fomento y Vivienda, María José Bejarano, ya que fue concejal de Cultura en Hinojos en la legislatura comprendida entre 2011-2015, por lo que abordará los trabajos previos a la consecución del BIC.

Igualmente, durante el acto, que contará con la interpretación de varias piezas musicales, también tomará la palabra el alcalde de Hinojos, Miguel Ángel Curiel, y cierra el evento el consejero de Cultura, Miguel Ángel Vázquez.

Tras darse a conocer el reconocimiento, Curiel remarcó a Europa Press que el Ayuntamiento lleva desde el año 2011 detrás de este objetivo, por lo que valoró que, finalmente, la Junta haya reconocido a un "corpus diferente" y que "trae el medio ambiente hinojero al casco urbano".

Explicó que "17.000 ramas de eucalipto se colocan por todo el recorrido de la Custodia, sobre todo en el Rincón del Cerrillo", lo que da "un olor, un sabor, una vivencia diferente", al tiempo que incidió en la importancia de la ornamentación vegetal en esta celebración.

MÁS DATOS DEL CORPUS

El Corpus de Hinojos aparece documentada por primera vez a finales del siglo XVI, aunque cobra su actual dimensión durante la primera mitad del XX en torno a la ornamentación vegetal de las calles con ramajes de eucaliptos y plantas locales. A esta singularidad se añade la de la propia celebración en las calles, donde, después de la procesión, se sacan sillas y mesas y los vecinos convidan a conocidos y visitantes.

Esta celebración transciende del ámbito religioso y se vincula también a los recursos forestales del medio natural circundante. De este modo, la trama urbana se oculta para hacer visible lo silvestre con técnicas y conocimientos transmitidos de generación en generación. Su arquitectura vegetal y efímera representa imaginariamente elementos como zócalos, arcos de entradas en las casas y arquillos en las intersecciones de las calles del recorrido procesional.

Los elementos principales de la fiesta son la preparación, la procesión y la posterior celebración en las calles. En la jornada del viernes previo a la procesión comienzan a adornarse las fachadas con los ramajes de eucalipto, aportados en origen por los vecinos y actualmente por el propio Ayuntamiento. La cubierta vegetal se completa con el romero para el alfombrado de las calles y con plantas autóctonas como la espinaca vinagrera, el arrayán, el mirto, la juncia, la enea, el tomillo, el palmito o el poleo.

En la jornada festiva del domingo se lleva a cabo la decoración con los arcos florales, --cuya ornamentación cambia cada año--, y con el montaje, por las distintas hermandades, de los siete altares en los que se detendrá el cortejo. Cuando éste concluye, se organizan en la calle comidas y reuniones familiares y de amigos, con un marcado carácter abierto, y las hermandades instalan los puestos de dulces del Corpus, donde se pueden encontrar elaboraciones tradicionales como rositas, agüelas, piñonates, roscos o pestiños.

Desde su aparición en el siglo XVI, la festividad ha pasado por distintas fases. En el XVII se consolidó el itinerario procesional a partir del crecimiento urbano, mientras que en el XIX se produjo un debilitamiento paralelo al de las cofradías hinojeras tras las desamortizaciones de los bienes de la Iglesia. En los últimos años de ese siglo, el gobierno municipal asume la recuperación del Corpus incluyendo aportaciones económicas en sus presupuestos. Finalmente, durante la primera mitad del XX la fiesta adopta su actual configuración y comienza a utilizarse el eucalipto.

A partir de la década de los 50, el propio Ayuntamiento abastece de los ramajes mediante la corta en sus fincas forestales, y en los 70 la celebración comienza a transformarse con el auge de la participación de los sectores sociales y su promoción turística. Actualmente, el Corpus culmina el ciclo festivo primaveral de la localidad, en el que también tienen gran protagonismo la romería del Rocío y las fiestas de la Resurrección y de la Cruz.

Publicidad
sierraluz