18
Mar, Jun

PESCA

El sector pesquero onubense ha salido este jueves a la calle para mostrar su rechazo a la actual Política Pesquera Común (PPC) y solicitar cambios en aspectos como el relativo a los descartes puesto que la prohibición de los mismos conllevará "el amarre de flota al agotar antes las cuotas de capturas establecidas", entre otros efectos.

"Tenemos por delante la tormenta perfecta que va a provocar que en el Golfo de Cádiz y en general, los pescadores de la Unión Europea estén en una mala situación y se tengan que amarrar los barcos sin que por el momento se dé una solución", ha dicho a los medios de comunicación el secretario general de la Confederación Española de Pesca (Cepesca), Javier Garat.

La marcha, que ha partido sobre las 12,30 horas desde la Plaza del Punto hasta culminar en la Plaza de la Constitución de Huelva capital, persigue "llamar la atención de la administración" sobre la problemática del sector ya que éste rechaza el reglamento europeo 1380/2013 (artículo 15), --el cual entra en vigor el próximo mes de enero--, por el cual las embarcaciones tienen que llevar a puerto todo lo capturado, de manera que no se permite la práctica de descarte de aquel pescado que no cumple la talla o que no tenga valor comercial.

El presidente de la Asociación de Armadores de Punta del Moral, --la cual ha convocado la movilización a la que se han sumado el resto de puertos onubenses--, Alonso Abreu, ha explicado que todo lo capturado contará como cuota, lo que hará que ésta se agote antes y "dejará al sector más tiempo sin poder faenar", así como "perderá valor comercial" la mercancía.

En este punto, ha señalado que la normativa establece que el recurso sin talla o valor comercial no se puede destinar a consumo humano directo, por lo que podrían darle salida para otro tipo de industrias como, por ejemplo, la cosmética, pero Abreu ha apuntado que esto no ofrece rentabilidad alguna y supondrá "un desperdicio".

Según ha proseguido, esta normativa es "un sin sentido" porque "no respeta el equilibro entre los recursos y las empresas". De hecho, en muchas especies no están separadas las cuotas por barcos, de manera que cuando se acabe la cuota de una en concreto, "habrá que parar", y el pescado que no se puede descartar "lo tendrán que aprovechar empresas que nada tienen que ver con este sector".

Por ello, ha incidido en el efecto de esta medida y en sus consecuencias para esta actividad, remarcando que el sector gaditano opina igual dado que esta norma sobre descartes llevará parejo el amarre a puerto con anterioridad debido a que se agotará antes la cuota.

Ante este escenario, Javier Garat ha mostrado su solidaridad con el Golfo de Cádiz y ha apuntado que este reglamento afectará también a los pescadores del resto del país y la Unión Europea, la cual "no ha querido reconocer que tenemos por delante la tormenta perfecta".

"La prohibición de descartar va a generar problemas para las pesquerías mixtas, las pesquería de arrastre, sobre todo para las especies de estrangulamiento, es decir, aquellas de las que se tiene poco o ninguna cuota", ha indicado, ya que al contabilizar todo lo que entre en las redes como cupo "se agotará la cuota y tendrá que amarrar el barco, a pesar de que tengas aún cuota de la especie objetivo".

Entre otros de los retos a los que se enfrenta el sector, Garat ha hecho alusión al efecto "indirecto" que tendrá sobre el Golfo de Cádiz y Huelva el Brexit ya que "habrá flota que se verá afectada, en el peor de los escenarios, por la salida de las aguas de Reino Unido", por lo que "tendrán que reubicarse en otros caladeros" y esto podrá afectar al caladero onubense y gaditano.

Cuestionado por si puede darse algún tipo de solución o modificación para paliar la situación, Garat ha puesto un ejemplo gráfico para explicar la postura de la Comisión Europea. "Es como si una familia va en un coche y sabe que en 20 kilómetros se va a encontrar un huracán, pues desde Europa nos piden que primero demostremos que vamos a morir y las consecuencias de esta situación", ha dicho.

El presidente de la Federación Andaluza de Asociaciones Pesqueras (Faape), Pedro Maza, ha reprochado a Europa que "vaya en contra" del sector pesquero ya que con cada medida "endurece" la anterior. Así, ha apuntado que la movilización no ha sido masiva porque "aún es solo decir que viene el lobo, pero cuando se empiece a paralizar flota, seremos más porque entonces será que el lobo ya está aquí", ha vaticinado.