22
Mié, May

AGRICULTURA

La fase de plantación de la presente campaña fresera 2017/2018, recientemente finalizada, ha arrojado una superficie total plantada del conjunto de frutos rojos en la provincia que experimenta un crecimiento del 11,12 por ciento respecto a las 10.030 hectáreas de berries plantadas en la anualidad pasada.

En esta ocasión, serán un total de 11.145 hectáreas las dedicadas a los frutos rojos. Los datos difundidos por la Asociación de Productores y Exportadores de la Fresa de Huelva (Freshuelva) reflejan un cambio de tendencia en la superficie plantada de fresa, que, tras varias campañas descendiendo, en la de 2018 aumenta en un nueve por ciento, lo mismo que sucede con las hectáreas plantadas de frambuesas, arándanos y moras, que crecen una media de un 14,15 por ciento.

En este contexto, la superficie plantada de fresa ha pasado de las 5.400 hectáreas de la pasada campaña, a las 5.890 de la actual. En cuanto a las frambuesas, habrá 2.121 hectáreas, por las 1.932 que hubo el año pasado, lo que supone un incremento del 14,45 por ciento de superficie habilitada para la producción de frambuesa.

En el caso del arándano, se pasará de 2.538 a 2.858 hectáreas plantadas, lo que se traduce también en un incremento del 12,50 por ciento, bastante menor del 30 por ciento registrado en la anterior campaña. Por su parte, la superficie de moras crece un 15,50 por ciento: de 160 a 180 hectáreas. En este último caso, se ha procedido a la plantación de nuevas variedades extra tempranas, que tienen como objetivo cubrir los primeros meses del año (enero-febrero) en los mercados europeos.

ARÁNDANO, SEGUNDO BERRY

Aunque el crecimiento del arándano se ralentiza, se consolida como el segundo berry en superficie plantada en la provincia de Huelva, pese a que hay que tener en cuenta que se trata de un arbusto que inicia su producción comercial a partir del tercer año, con lo cual, no todas las plantas entran en producción en la presente campaña.

La organización agraria ha constatado que estos dos últimos cultivos tienen una mayor proyección en la zona de la Costa Occidental de Huelva, donde se han puesto en explotación varias fincas de empresas procedentes del Condado, debido a la carencia de agua para el regadío.

FALTA DE LLUVIAS

De esta forma, se ha finalizado la fase de plantación, marcada por una escasez de lluvias que no ha beneficiado a la evolución de las plantas de fresa en las diferentes las zonas de cultivo de la provincia y, de continuar la sequía, podría tener consecuencias a medio plazo.

Freshuelva ha destacado que estos datos evidencian que se consolida la apuesta por la diversificación de cultivos iniciada en campañas precedentes, garantizándose así la presencia de las berries de Huelva en los mercados durante nueve meses al año prácticamente.