23
Sáb, Jun

CARA A CARA

El Parlamento andaluz ha aprobado una Proposición No de Ley que insta a declarar la Doma Vaquera como Bien de Interés Cultural. El presidente de la Asociación Nacional de Doma Vaquera, José Pedro Lobo, analiza la repercusión que tendrá este hecho.

¿Cómo surge la iniciativa de pedir la declaración de Bien de Interés Cultural de la Doma Vaquera?

Parte de la Asociación Nacional de Doma Vaquera de la que soy presidente, si bien lo inició la junta directiva anterior. Llevamos un año de trámites y en enero se presentó el dossier que se ha confeccionado para explicar la propuesta y en mayo ha sido debatida la propuesta en el parlamento. Es una fecha histórica en el devenir de la doma vaquera, ya que significa que formará parte del patrimonio cultural y etnográfico de Andalucía.

¿Cómo recibieron los partidos políticos la propuesta?

Todos votaron a favor excepto Podemos que votó en contra, aunque esta semana nos hemos reunido con ellos y nos han prometido que volverán a analizar la propuesta ya con una base de conocimiento más amplia que le hemos ofrecido para aclarar dudas y cuestiones que pudieran ser controvertidas para ellos y confiamos en que Podemos valore la propuesta y la apoye.

¿Qué plazos se establecen ahora para la declaración definitiva como BIC?

El plazo puede durar hasta un año. Le daremos toda la prisa posible y estaremos pendientes de los trámites para agilizarlos. Hay que seguir muy de cerca el proceso y contamos con muy buenos apoyos.

¿Qué consecuencias implica esta declaración?

Se preservará con fidelidad la identidad de la doma vaquera con toda su pureza. Es lo principal que implica esta calificación. Esto trae consigo que haya normativas, que forme parte de los presupuestos con dotaciones para esta actividad por parte de las distintas administraciones y eso conllevará una dinamización de los sectores económicos que están alrededor de la doma vaquera y también implica un apoyo para la expansión de la doma vaquera en el exterior con vistas al turismo. Son varias vertientes y una de las más importantes es la educación y la formación de los jóvenes para que conserven la doma vaquera y preserven la salud del caballo

¿Hasta qué punto eso supone multiplicar los efectos actuales?

La repercusión ahora mismo se multiplica sola por la propia actividad, ya que cada vez hay más concursos, seguidores, competidores. En la provincia de Huelva se van a celebrar este año 16 concursos nacionales en categoría absoluta y eso nunca había ocurrido. Todos los concursos llegan al tope máximo de caballos que pueden participar y es increíble la cantidad de aficionados que hay. La Copa del Rey de San Bartolomé  de la Torre o el Campeonato de Andalucía en Aroche son buena muestra de ello.

Esto no siempre ha sido así, ¿cierto?

Ahora es la disciplina hípica que tiene más trascendencia en Andalucía y España. Lo más importante son los seguidores que no se ven en otros tipos de disciplina y la doma vaquera arrastra mucho público.

¿Hasta qué punto los municipios y las administraciones son conscientes del valor añadido que supone la celebración de eventos que tengan como protagonista a la doma vaquera?

Los campeonatos y los concursos son el reflejo de la alta competición pero hay que tener en cuenta que en Huelva casi todos los pueblos tienen romería en las que se acumulan centenares de caballos con jinetes del pueblo que practican la doma vaquera, que es la doma del pueblo. Si hablamos de El Rocío, la Feria de Sevilla, Jerez o Córdoba es incalculable la cantidad de gente que practica la doma vaquera. Ahora es quizá el deporte más practicado en Andalucía y es justo que el Parlamento reconozca esta importancia.

¿Es Huelva un referente en el mundo de la doma vaquera?

Sevilla y Huelva son las dos provincias donde la doma vaquera tiene más pujanza y es donde se ha desarrollado con más fuerza. Provincias como córdoba y Cádiz también están apostando de manera decidida y esto se está expandiendo al resto de España e incluso fuera de nuestras fronteras y ese es también el propósito de nuestra asociación.