23
Mar, Abr

CARA A CARA

El alcalde de Calañas, Mario Peña, explica en esta entrevista cómo se ha vivido en esta localidad la presencia de Luciano Montoya, el hermano gemelo de Bernardo Montoya, el asesino confeso de Laura Luelmo, y que también fue condenado por asesinato.

¿Cómo se han vivido estos últimos días en Calañas?

Se han vivido como es fácil imaginar peor que en otros sitios, ya que a los hechos dolorosos que han ocurrido, hay que sumar aquí la presencia durante casi 48 horas de Luciano Montoya,  hermano gemelo del asesino confeso de Laura Luelmo, que estaba en un permiso carcelario y que ha sido condenado también por asesinato. Además, no ha pasado desapercibido y ha provocado un grado de preocupación, de exaltación e incluso de ofensa en la localidad.

¿Cómo ha actuado el Ayuntamiento?

El Ayuntamiento tuvo conocimiento el día 18 de esta persona estaba en la localidad y se comunicó a la Guardia Civil y se activaron los servicios de Protección Civil y Policía Local para evitar posibles altercados. Es entendible que teniendo aquí familia a esta persona se le ocurriera venir unos días. Lo que no se entiende es la ostentación que se ha hecho de ello ya que los sentimientos estaban a flor de piel. Le hicimos una vigilancia especial y un seguimiento e incluso se promovió una manifestación que finalmente no se produjo ya que entendíamos que solo traería problemas. Contactamos con la familia y se consiguió el compromiso para que se fuera y esperamos, además, para que no vuelva nunca más. Entendemos el derecho de una persona que está en libertad para moverse, pero es entendible que no queramos un asesino en nuestras calles.

¿Cómo se han comportado los vecinos ante esta situación?

La gente de Calañas es pacífica, honesta y trabajadora. Es comprensible que fuera ofensiva la presencia de esta persona y además haciendo ostentación de su presencia. La gente ha entendido que el camino correcto era solucionarlo por las buenas y se ha conseguido solventar una situación que podría haber generado violencia.

El alcalde de Cortegana ha anunciado que se ha conseguido que Luciano Montoya adelante su vuelta a prisión…

Me parece genial. El alcalde de Cortegana ha hecho su trabajo. Nosotros no queremos que un sujeto así vuelva a pisar nuestra localidad aunque es poco lo que se puede hacer desde el punto de vista legal, salvo hablar con la familia y convencerlos.

¿Se plantean acciones de cara al futuro?

La desgraciada actualidad indica que estas personas son reincidentes y no están reinsertados. Mi opinión personal es que esto no puede ser y no es posible que las mujeres vayan por la calle con miedo y que esta barbarie siga ocurriendo. El problema está ahí latente y soltar una persona cuyos propios informes psicológicos dicen que no está rehabilitado trae por desgracia las cosas que vemos.

¿Estos hechos refuerzan la posición del PP de mantener la prisión permanente revisable?

Por supuesto. Ayer el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, tuvo la ocurrencia de decir que la prisión permanente revisable no evita este tipo de cosas pero primero habría que verlo, y como bien le contestaron los pasos de cebra tampoco evitan los atropellamientos. Claro que hay que mantener la prisión permanente revisable y que haya informes que digan si una persona es apta para convivir en la sociedad, y si no lo es que siga en la cárcel.

¿Qué mensaje le manda a sus vecinos?

Un mensaje de tranquilidad. La normalidad ha vuelto a Calañas. Esta persona salió ayer del pueblo y espero que para no volver nunca.