23
Mar, Abr

CARA A CARA

El alcalde de El Cerro de Andévalo y presidente de la Mancomunidad de Regantes del Andévalo Minero analiza en esta entrevista la actualidad del municipio, con especial atención a la repercusión que van a tener en la comarca los regadíos.

¿Qué balance hace de la actual legislatura?

Ha sido una legislatura difícil, porque estamos en tiempos complicados en términos económicos. Pese a todo el balance es positivo. Hemos trabajado de forma especial en materia de empleo que es esencial para asentar la población y los regadíos han sido uno de los grandes objetivos. En este sentido, hemos conseguido el objetivo de tener una nueva alternativa productiva que genere empleo y riqueza.

Es también presidente de la Comunidad de Regantes Andévalo Minero. ¿Qué se ha conseguido hasta la fecha?

Presentamos  un proyecto para 2.800 hectáreas que primero se quedaron 1700 y finalmente en 1553 que ya se pueden poner en riego. Ya hay en producción 316 en El Cerro con otra concesión ya vigente desde 2004 y hay otro proyecto en Almonaster. Ya se han empezado a plantar las primeras hectáreas, pero al margen de esto seguiremos presentando nuevo proyectos para poder llegar a las 2.800 contempladas en el plan Odiel-Tinto-Piedras.

¿De dónde salen las inversiones para este proyecto?

La mayor parte de la inversión está ligada a la iniciativa privada, si bien en la presa de Olivargas la Junta invierte 5,2 millones euros para la adaptación de la presa al nuevo plan de seguridad de presas y embalses, mientras que el plan de transformación de la red primaria y secundaria lo asumen los comuneros.

¿Hasta qué puntos los regadíos supondrán una transformación social?

Somos pueblos mineros pero siempre fue importante la actividad ganadera y ahora esta nueva actividad viene a sumar. Desde 2004 tenemos en El Cerro una explotación citrícola por lo que llevamos unos 15 años con el cambio de actividad y hay vecinos que trabajan en fincas de la comarca del Andévalo. Asimismo, estamos trabajando con la Junta para implementar la formación de nuestros vecinos, si bien ya tenemos esa primera experiencia.

¿Quién va a desarrollar estos regadíos?

Hay cinco grandes empresas, la mayoría del sector hortofrutícola. En Andévalo Minero el 100% son fincas privadas y el 5% pertenece a productores locales. El objetivo es que aquí tengan cabida las grandes empresas y los pequeños agricultores a nivel local.

¿Implica este proyecto de regadíos la realización de infraestructuras auxiliares?

Hay cultivos que conllevan una transformación. Las primeras hectáreas son de olivo para comercializar el aceite y ya se están viendo posibilidades de, a medio o largo plazo, implantar una almazara, que supondrá un valor añadido. Estas grandes empresas además trabajan con pequeñas empresas de la comarca que les prestan sus servicios.

Volviendo a la actualidad del municipio. ¿En qué situación se encuentra ahora la residencia de mayores?

Por desgracia ha estado en concurso de acreedores estos años. La situación fue bastante complicada y hay que agradecer a todo el personal el esfuerzo que han hecho. En este año los juzgados establecieron la liquidación de la sociedad que la gestionaba y hubo una subrogación en la concesión administrativa y la nueva entidad que se ha hecho cargo ya está llevando a cabo las obras de reforma y mejora de la residencia desde el mes de julio y en noviembre deben estar finalizadas al 100%. Estas obras permitirán mejorar los servicios prestados e incorporar nuevos servicios. Asimismo, seguimos codo con codo con la Junta para incrementar las plazas. En la actualidad, la residencia tiene capacidad de hasta 65 residentes y puede generar hasta 70 puestos de trabajo.

¿Qué papel juega la actividad minera en el municipio?

Es una actividad muy importante. Minas de Aguas Teñidas está por ejemplo a escasos siete kilómetros y hay muchas personas del pueblo trabajando. También hay mucha gente joven formada y preparada trabajando y ello afecta a la economía local porque muchos están haciéndose sus viviendas en el pueblo y eso genera más actividad económica.

¿Qué proyectos se han podido desarrollar a lo largo de la actual legislatura?

En El Cerro hemos instalado un nuevo parque infantil en la zona de las casas nuevas y se ha convertido en un punto de referencia para los padres y los niños. También hemos arreglado tres de las fuentes públicas del municipio y la calleja de San Vicente se ha restaurado con sus antiguos empedrados. Se ha incrementado el equipamiento del gimnasio municipal y se han construido dos pistas de pádel. Hay que destacar también que se ha sustituido toda la red eléctrica con dos nuevos centros de transformación, lo que evitará averías que se sufrían con asiduidad. Otro punto importante que hemos trabajado es la red de abastecimiento de agua, aunque todavía queda mucho por hacer. Se ha sustituido el 50% en El Cerro y en Montes de San Benito se ha actuado en torno al 80%. En este sentido, están planteadas nuevas inversiones a lo largo de este año y con Giahsa se están proyectando obras en la calle Nueva. En Montes de San Benito hemos construido también un nuevo parque infantil y hemos abierto un pequeño gimnasio municipal. Se ha construido una plaza de abastos que abrirá en los próximos meses y hemos acometido una fase del nuevo salón social y ya tenemos aprobada la segunda fase.

¿Se presentará a la reelección?

Si tenemos las fuerzas y los apoyos necesarios nos plantaríamos en una tercera legislatura para poder terminar todos los proyectos que hay encima de la mesa.