17
Mié, Jul

CARA A CARA

El alcalde de La Zarza-Perrunal, Juan Manuel Serrano, analiza en esta entrevista cómo se ha vivido en la localidad la declaración como nuevo municipio de la provincia de Huelva y los efectos que esta medida tendrá entre sus vecinos.

¿Satisfechos tras la declaración de La Zarza-Perrunal como municipio?

Llevábamos bastante tiempo detrás de la consecución de este objetivo. Ha supuesto un período de mucha lucha y ahora esa aspiración popular se ha hecho una realidad.

¿Cuándo comienza esta aspiración?

En 1962 vivimos el primer episodio organizado para la segregación. 212 vecinos firmaron una solicitud a Calañas pidiendo la segregación. Era una situación de bonanza económica con 6.000 habitantes. Era una época de auge de la minería. Siempre he puesto en valor que es de alabar y reconocer el mérito y la valentía de esos vecinos que en plena dictadura crearon un grupo que encabezó ese movimiento.

¿Cuándo surgió de nuevo la necesidad de retomar el movimiento?

Era un sentimiento que estaba latente debido también a la legislación que impedía la segregación. La administración ponía unos límites que impedían llevar a cabo lo que ahora se ha conseguido. En el momento que se ha podido hacer la gente ha empujado y ayudado a conseguirlo. Siempre había la esperanza de conseguirlo.

¿Cómo se recibieron los informes negativos del Consejo Consultivo?

Fueron los momentos más duros. Sabíamos el parecer del Consejo Consultivo que estaba desechando todos los expedientes de segregación, pero nuestra labor la hicimos bien y no lo desechaban por motivos económicos. Con todo fue un momento duro para la población.

¿Cómo es el nuevo municipio?

Tenemos dos núcleos, La Zarza y Perrunal, que en conjunto son 1.302 habitantes. Ahora tenemos muchos vecinos trabajando en la mina de Aguas Teñidas. Tenemos también muchos pensionistas y prejubilados de la mina. Y tenemos un proyecto ilusionante como es la transformación del regadío, que supondrá una diversificación de la actividad económica.

¿Y la minería?

Es un sector que muchas veces nos ha generado ilusiones que no se han cumplido y ahora somos muy cautos con respecto a los proyectos mineros. Sabemos que nuestra mina tiene mucho potencial, pero preferimos ser prudentes.

¿Cómo se recibió la declaración de municipio?

Habíamos hablado con la Junta que nos dijo que estaba trabajando en el tema y teníamos la esperanza de que podría salir adelante. Recibí la noticia en el ayuntamiento y sobre la marcha la trasmitimos a los vecinos que de manera espontánea se empezaron a concentrar. Fue una explosión de júbilo tremenda.

¿Y en Calañas?

Yo creo que se lo han tomado bien y personalmente voy a Calañas y sus vecinos me dan la enhorabuena.

¿Y las relaciones políticas?

Con Calañas las cosas se han llevado bastante bien. En 2011 cuando iniciamos la memoria de segregación había un gobierno socialista en Calañas  y eso permitió avanzar. Cuando llegó el PP entendimos que tenía que haber consenso y acuerdo y lo hemos llevado a través de la negociación y el entendimiento. Ha y que valorar ese trabajo ya que todos los grupos votaron por unanimidad la segregación. Las dos partes hemos sabido entender lo que el pueblo estaba demandando. En etse proceso no puede haber damnificados.

¿Por qué era necesaria la segregación?

La ELA es una figura jurídica a medias entre ayuntamiento y pedanía donde tenemos muchas competencias pero sin la dotación económica suficiente, ya que no cobramos nuestros impuestos sino que son transferidos. Nuestra aspiración siempre ha sido desarrollar nuestras competencias con nuestros propios presupuestos.

¿Qué cambia ahora?

Vamos a tener unos servicios más próximos al ciudadano. Ahora las gestiones las podremos hacer aquí directamente, como por ejemplo, el censo. En cuestiones organizativas entramos como cliente en el trato con algunas empresas como Giahsa. Además, las competencias ahora están dotadas económicamente para poder desarrollarlas. Tenemos muchos problemas de infraestructuras y ahora toca ponernos manos a la obra. Es un trabajo apasionante y gratificante. Vamos a dotar a la población de unos servicios de los que ahora carece.

¿Qué papel ha jugado la Junta de Andalucía?

La presidenta de la Junta, Susana Díaz y el Consejo de Gobierno tuvo la valentía ella de sacar la segregación desoyendo al Consultivo, si bien ya el mismo Consejo Consultivo en su dictamen dejaba la puerta abierta a que esto sucediera.

¿Cómo afrontan las próximas elecciones?

Le vamos a dar la seriedad que requieren. Soy una persona cercana con mis vecinos y eso es importante para escuchar sus necesidades. Ahora los vecinos lo van a vivir desde otra perspectiva ya que podrán valorar mejor la gestión al no depender de nadie.

¿Se presentará a la reelección?

Conseguir la segregación era una condición para ello y los vecinos me animan.

¿Qué mensaje le manda a sus vecinos?

Esperanza e ilusión. Vamos a seguir trabajando para acercar todos los servicios a los ciudadanos. Habrá mejoras por fuerza y que sepan que queda mucho trabajo por hacer y que contamos con ellos.