21
Sáb, Abr

CARA A CARA

El alcalde de Bonares, Juan Antonio García, analiza en este entrevista los principales logros del Ayuntamiento durante 2017, así como los retos del municipio de cara al presente año que se acaba de iniciar.

¿Qué balance deja 2017 en el Ayuntamiento de Bonares?

Ha sido un año que nos deja satisfechos, aunque no del todo, ya que muchas cosas se han quedado por el camino. En términos de gestión local se han ido cumpliendo los compromisos pero la evolución del municipio podía haber sido mejor. Por un lado, la campaña agrícola no ha sido como se esperaba y seguimos con uno de los grandes problemas que es el trasvase de los 15 hectómetros cúbicos. Cerramos el año y no hemos avanzado en este objetivo, por lo que no podemos estar satisfechos. La campaña ha sido regular, con mucha competencia y el tiempo no ha acompañado. En lo que respecta a la gestión municipal, las actividades y los proyectos se han ido cumpliendo con el aprobado de los vecinos.

¿Qué logros destacaría en este 2017 ya finalizado?

Teníamos varios proyectos, muchos en la parte burocrática, como la nueva calle que vamos a comenzar ya. Es un proyecto que se inició en diciembre 2016 con el aprobado del expediente de modificación de crédito con cargo a superávit. La arteria principal, que es la calle Almonte la vamos a liberar y vamos a crear espacios de uso residencial. El trámite está hecho y estamos en condiciones de sacar el pliego y empezar las obras. Lo mismo sucede con la ampliación y mejora del centro de interpretación de las Cruces de Bonares, que son símbolo, icono y una seña de identidad del municipio. Vamos a mejorar la planta ampliándola por tres y también vamos a dar a la escuela de música la misma superficie en la parte superior ampliando aulas y zona de ensayo. En lo que respecta a las mejoras en el complejo deportivo, se ha dado un gran avance con respecto al cerramiento, la perimetría y los aparcamientos y en 2018 vamos a terminar de cerrar todas las entradas del complejo municipal con una imagen corporativa renovada y daremos cabida a un nuevo pabellón cubierto e instalaremos césped artificial en el campo de futbol 7. También en el Teatro Cine Colón se ha instalado un ascensor para habilitar la entrada a personas con discapacidad y se ha procedido al reformado interno que ha mejorado calidad de sonido e imagen. Después hemos tenido actividades durante todo el año y no hemos parado de hacer avances teniendo muy en cuenta la opinión de los ciudadanos.

¿Cuenta ya este ayuntamiento con presupuestos para 2018?

Tenemos siempre la gestión al día y el 4 diciembre se aprobó el presupuesto que contempla nuevas inversiones y actuaciones y las mismas atenciones sociales, con 175.000 euros para el apoyo a entidades y subvenciones. Incrementamos la subvención al transporte de los estudiantes y ponemos en marcha las becas 600 para los alumnos universitarios. Tenemos muchas bonificaciones fiscales y un año más, el tercero, se baja el IBI. Es un presupuesto que asciende a 4,5 millones de euros y cuenta un superávit de más de 200.000 euros. Somos un ayuntamiento que no tenemos deuda y cumplimos con la regla de gastos.

¿Qué acciones se están llevando a cabo desde el Ayuntamiento para impulsar el trasvase?

Esto es cuestión de voluntad política. Nosotros, junto con los otros ayuntamientos vamos a todos los sitios que hay que ir para pedir el trasvase y reclamar un período de transición para usar mientras los 4,9 hectómetos cúbicos y que se permitan las concesiones de agua hasta que venga el agua superficial. Junto con Almonte, Rociana, Bonares, Lucena del Puerto y Moguer vamos a todos los sitios como el Congreso donde ya nos hemos reunido con la portavoz del PSOE, Margarita Robles. Estamos esperando la llamada de Ciudadanos y esperamos también la del PP, aunque no nos han dicho nada. Con el apoyo de estos tres partidos, tal y como ocurrió en el Parlamento andaluz, el trasvase estaría aprobado sin ningún problema. Trabajamos junto a la Plataforma de regantes y recientemente ha habido una reunión técnica donde han dicho que va todo adelante. Lo cierto es que el proceso va muy lento y debería ir más rápido. No hay una semana que no haya al menos una reunión para trabajar en este asunto. Es verdad que se están dando pasos pero queda para que llegue la transferencia que es lo que dará seguridad a Doñana. Todos queremos que Doñana sea un valor añadido a nuestros productos y la comarca y la mejor manera es que llegue el agua superficial y se cierren los pozos.

¿Qué proyectos hay pendientes para lo que resta de legislatura?

Queda mucho por hacer. En Bonares nuestro proyecto estrella es la construcción de un centro de estancia diurna. Lo quiere hacer el ayuntamiento en terreno municipal y el objetivo es que este año esté diseñado el proyecto con los arquitectos locales para comenzar las obras a final de año o inicios del siguiente. Es una inversión importante que no podemos hacer hasta que no se nos permita gastar el superávit que tenemos y que la regla de gasto del Gobierno nos impide ejecutar. Otro proyecto importante es el pabellón cubierto del complejo deportivo y seguirnos trabajando en proyectos urbanísticos del pueblo, como el polígono industrial que estaba paralizado y en el que estamos buscando formulas para ampliar el suelo industrial que necesitamos.

¿Qué mensaje le traslada a sus vecinos de cara al 2018 que acaba de empezar?

Agradezco a los vecinos el apoyo y la colaboración para que podamos gobernar todos juntos. Bonares es un pueblo que tiene mucho que ofrecer, trabajamos para ello y les deseo que este 2018 venga mejor en el sector agrícola y que llegue el agua que es lo que nos dará tranquilidad a todo el mundo.