11
Lun, Dic


                 

CARA A CARA

El restaurante de Huelva capital Acánthum mantiene por tercer año la estrella Michelín, el distintivo de calidad más importante de la gastronomía Su chef y dueño, Xanty Elías, valora este logro.

¿Qué supone para el restaurante mantener un año más la estrella Michelín?

Es un motivo de mucha alegría y un acicate. Supone baterías nuevas que nos ponemos para seguir trabajando y hacer las cosas como hasta ahora. La renovamos por tercera vez y es una recompensa a un año de trabajo y esfuerzo. Nos pone las pilas para seguir trabajando en la misma línea y valorar los  proyectos que ponemos en marcha.

¿Hizo más ilusión la primera vez o la dificultad de mantenerse en el tiempo le da más valor a lo conseguido ahora?

La primera vez siempre te hace más ilusión, como esa no hay ninguna, pero eso se va transformando en esperanza de mantenerla año tras año y eso es más difícil que conseguir la primera y por eso, hay que disfrutar del camino.

¿Había esperanza en mantenerla un año más?

Hasta que no se caza el conejo no se mete en la ella. Teníamos la fe, más que la confianza y esa es la única manera de hacerlo.

¿Cómo se define la cocina de Xanty Elías?

Hacemos una cocina de territorio muy basada en los productos que tenemos en la tierra y buscamos interpretarlos desde un punto de vista diferente a lo acostumbrado a hacer en Huelva. Queremos que la gente que venga no busque solo comer, sino también disfrutar y vivir experiencias diferentes y todo eso lo intentamos unir a una cocina más emocional.

¿Consideras que has abierto una línea de trabajo o camino a seguir?

El camino que nosotros marcamos es el nuestro y cada uno debe marcar el suyo. Sí es verdad que nadie tenía fe ni confianza en que Huelva pudiera tener un restaurante como Acánthum. Vamos camino  de los siete años abiertos y somos una de las estrellas más prematuras de Andalucía. La conseguimos en solo cuatro años y medio y eso es porque la guía ha visto una progresión en el restaurante

2017 es un año marcado en Huelva por la Capitalidad Gastronómica…

Nos queda un mes para cerrar este evento y la valoración es positiva. Ha sido un escaparate para que fuera de nuestras fronteras se vea lo que tenemos aquí y se puede hacer. Es una gran oportunidad para promocionarnos y ponernos de gala para lo que espero venga a partir del año que viene.

También se ha fusionado en este año la gastronomía y el 525 Aniversario…

Así es. La primera parte del año hicimos un menú degustación basado en el 525, hicimos una especie de fábula del descubrimiento desde el punto de vista de uno de los cocineros de los barcos, en concreto de Juan Cuadrado.

 

¿Cuál es el futuro de la gastronomía onubense?

Lo definirán los propios onubenses, no solo los empresarios, sino también los consumidores. Si todos apuestan por productos y servicios de calidad, Huelva será un destino de calidad. Nosotros solo somos un negocio, eso sí con un fondo social evidente y presente y muchos de los beneficios que recibimos lo devolvemos a la sociedad.

¿Hay que educar al consumidor?

Más que educado, el consumidor tiene que ser responsable de su propia educación, son los clientes los que deben formarse y conocer el producto que compran. Si tú no eres consciente  de lo que comes, el problema lo tienes tú.

¿Están al alza ahora los productos onubenses asociados a la calidad?

Los productos se llevan conociendo muchísimo tiempo. El tema es que hay que acompañarlos de una buena gastronomía y una buena manera de hacer las cosas y ahora es el momento.