18
Mié, Oct


   

CARA A CARA

Gilberto Domínguez ha sido nombrado alcalde de Jabugo después de que José Luis Ramos haya sido designado presidente de la Autoridad Portuaria de Huelva. El nuevo primer edil analiza los retos de su municipio.

¿Qué sensaciones le ha dejado el pleno en el que ha sido nombrado alcalde?

Ha sido un pleno muy emotivo, en el que me he sentido muy arropado por mi pueblo que ha acudido al acto, así como por los compañeros del partido y las instituciones provinciales y autonómica. Cuando uno asume la responsabilidad de ser alcalde de su pueblo, no hay mejor manera de empezar que haciéndolo con el respaldo de sus propios vecinos.

Cuenta también con el respaldo del anterior alcalde con el que ha trabajado más de una década…

Todo el mundo sabe de nuestra relación. Llevamos 16 años en el gobierno de Jabugo y 18 en política. Somos más que hermanos y hemos pasado más tiempo juntos que con la propia familia. Ha sido un orgullo y un placer trabajar con él, he aprendido mucho y hemos compartido logros y dificultades. En 1999 pensamos que teníamos que transformar Jabugo y  hemos cumplido el objetivo. Jabugo era un pueblo que miraba con cierta envidia a otros pueblos y se había parado en cuanto a progreso y desarrollo. Hoy los vecinos están ilusionados con la realidad.

¿Cómo ha sido el proceso que le ha llevado a la Alcaldía?

Desde el partido y la Junta se vio la posibilidad de que José Luis Ramos diese el salto a la presidencia de la Autoridad Portuaria. Se habló en el ayuntamiento y era una oportunidad a nivel personal para él y también para Jabugo. La gente está encantada con que sea un vecino suyo el que tenga esta responsabilidad. Pero hay una cosa muy importante y es que significa que un concejal de un pueblo que empezó en la oposición con 26 años poco a poco ha ido escalando. Viene de la base y eso significa que la política es digna cuando se trabaja y se siente como un servicio público.

Usted era el lógico sucesor…

Estoy muy contento de ver cómo mis vecinos han acogido que yo asuma esta responsabilidad. Nosotros presentamos un proyecto en 2011 para 2020 y está inacabado y el que queda de todo ese grupo de personas soy yo, por lo que era lógica esta sucesión.

¿Ha dado tiempo al traspaso de poderes?

Cuando los proyectos no dependen de personas concretas es mucho más fácil. Es verdad que José Luis era nuestro líder, pero también lo es que contamos con un magnífico equipo de personas. No hay un solo capitán sino que somos muchos capitanes y obreros los que creemos en este proyecto para Jabugo.

Ha vivido en primera línea la presentación  de la DOP Jabugo…

Hemos trabajado mucho y hemos tenido muchas dificultades. Se puede decir que es un hijo nuestro. Cuando se apostó por ello muchos éramos unos incomprendidos y parecía que incluso nunca iba a llegar a buen puerto. Hoy es una realidad y tener el apoyo que tuvimos en el acto de presentación es un orgullo para Jabugo y la Sierra. Tenemos importantes inversiones como la de El Pozo que quiere que sus obras estén finalizadas para 2019 y eso supondrá un importante revulsivo, y a ello hay que sumar las inversiones de otros grupos empresariales importantes. Pero es que también hemos despertado el interés de inversores hoteleros y en estos dos años podremos iniciar la construcción de hoteles en el municipio. Los políticos tenemos que generar confianza en los inversores y ahora vivimos un momento dulce.

¿Esto se puede ir de las manos?

Las decisiones estratégicas son importantes. Hay que tener cuidado y manejar los tiempos y la situación. Tuvimos una reunión de todo el equipo y también con inversores para trasmitirle tranquilidad y seguridad en el proyecto político actual. Gestionar todo esto no es fácil pero tampoco lo ha sido llegar hasta aquí y lo hemos conseguido. Los próximos años son apasionantes para nuestro pueblo y la Sierra.

Y además sin oposición…

La oposición somos nosotros mismos que somos muy exigentes con todo lo que hacemos. Nosotros necesitamos 2.400 concejales, ya que once son pocos para el proyecto que queremos poner en marcha.

¿El suyo es un proyecto continuista?

Más que continuista es progresista. No nos podemos acostumbrar a que Jabugo va a estar siempre así. Necesitamos ser ambiciosos, seguir creyendo en el progreso. Si pensamos que ya está todo hecho corremos el peligro de que la corriente nos lleve. Sabemos lo que queremos que sea Jabugo y esa idea sí la vamos a seguir manteniendo.

¿Qué va a apartar usted?

Mi función es consolidar lo que tenemos que es mucho y bueno, seguir transmitiendo la ambición de pueblo para que nuestros vecinos vivan lo mejor posible y que estos proyectos se concreten. En definitiva, que los vecinos se sientan arropados por su alcalde y su ayuntamiento y muchos quieran volver, que ya muchos lo están haciendo gracias a estas inversiones.

¿Cuál va a ser su sello?

Mi sello consiste en confirmar lo conseguido. Cuando hay un cambio de alcalde o de concejales se genera una cierta expectación. Los vecinos me conocen y saben cuál es mi sello. Lo único que quiero aportar es tranquilidad, ambición y sí tengo la preocupación de que el empleo estacional que tanto daño nos hace se pueda alargar para que las familias puedan tener trabajo más tiempo. Mi apuesta por el empleo será muy importante y queremos que el empleo que se genere sea local. Además, llevamos varios años con las becas para universitarios y ellos nos han transmitido las dificultades que tienen para incorporarse al mercado laboral debido a la falta de experiencia cuando acaben sus estudios. Por ello, estamos estudiando la posibilidad de que esto jóvenes puedan hacer prácticas en empresas.

¿Qué papel va a tener la cultura?

La apuesta por la cultura es muy importante. Tenemos una banda municipal con más de 100 personas y tenemos multitud de talleres. La escuela de arte es nuestro proyecto estrella, es pionero en la comarca y es una de las banderas de la legislatura. Pero también queremos que sea participativa y que todos los vecinos puedan participar de su ayuntamiento y hacernos llegar sus propuestas e iniciativas.

¿Cuál es su mensaje para sus vecinos?

Jabugo está ante una oportunidad histórica. Es verdad que nuestro líder se ha ido a otras funciones, pero yo hago un llamamiento a mis vecinos para que todos arrimemos el hombro.